Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Conflicto en la frontera de Melilla

El Gobierno considera el viaje de Aznar a la ciudad una "deslealtad a España"

La 'número dos' del PP atribuye el conflicto a la "extrema debilidad" del Ejecutivo

Al Gobierno ya le había irritado que el PP se lanzara a hacer oposición con el conflicto con Marruecos por Melilla. Pero su malestar se desbordó ayer cuando, sin aviso previo, supo que el ex presidente del Gobierno José María Aznar estaba en la ciudad norteafricana mientras de forma reservada se negociaba una salida diplomática con Marruecos.

"[La presencia de Aznar en Melilla] es un acto de deslealtad al Gobierno y a España. No ayuda y se produce cuando [Aznar] sabe que su presencia no ayuda", clamó el ministro de Fomento, José Blanco, en funciones de portavoz del Ejecutivo. "Estamos trabajando en el problema, y se va a arreglar a pesar de González Pons, Rajoy y el que faltaba ahora, que nunca visitó la ciudad en los ochos años que fue presidente. No conozco a ningún ex presidente que sin conocimiento del Gobierno tenga este comportamiento", añadió Blanco.

Blanco: "No conozco ningún ex presidente con ese comportamiento"

Cospedal: "Los españoles se pueden mover libremente"

Aznar nunca hizo ningún viaje a Ceuta y Melilla como presidente del Gobierno. Solo fue a hacer campaña electoral como presidente del PP y dejando muy claro que no era un viaje oficial.

A las críticas de Blanco se unió Antonio Hernando, como portavoz del PSOE, para quien el viaje es una "enorme irresponsabilidad". "Va intentando echar una mano al cuello de no se sabe quién, y además sabe que él no es la mejor persona para ayudar al Gobierno a solucionar estos problemas", añadió.

El Gobierno recordó que en los últimos años de Aznar como presidente se produjo el momento de mayor tensión con Marruecos, se retiró el embajador de ese país y se produjo la invasión de Perejil. Además, como presidente de turno de la Unión Europea, tomó la decisión de romper el acuerdo de pesca con Rabat.

La visita de Aznar la defendió con ardor la secretaria general del PP, Dolores de Cospedal, esgrimiendo la libertad del ex presidente para viajar donde quiera. "Los ciudadanos españoles se pueden mover libremente por España y el límite de la frontera es España. Hasta la frontera es nuestro país", dijo para rechazar las críticas. Cospedal, además, aseguró que el ex presidente fue porque estaba preocupado por la situación, y exigió contundencia para evitar que Marruecos siga ocupando la zona de nadie entre ambas fronteras. Aseguró que el conflicto es consecuencia "de la extrema debilidad del Gobierno", confirmó que su grupo forzará un debate en el Congreso la próxima semana y criticó que el ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, viaje antes a Rabat que a Melilla. Por cierto, que ese debate en la Diputación Permanente del Congreso coincidirá con el viaje de Rubalcaba a Rabat el lunes. Cospedal recordó que cuando gobernaba Aznar, el entonces líder de la oposición, José Luis Rodríguez Zapatero, viajó a Marruecos, pese a que este país había retirado a su embajador en Madrid. "Eso sí fue desleal", aseguró.

Un cuarto de siglo sin viajes oficiales

- Tras el sobresalto ("estúpido", según el entonces jefe de la diplomacia estadounidense, Colin Powell) de la isla de Perejil, a ocho kilómetros de Ceuta, en julio de 2002, y con la llegada del PSOE al Gobierno español dos años después, las relaciones hispano-marroquíes han atravesado una etapa amable.

- Tanto es así, que el socialista José Luis Rodríguez Zapatero consideró pertinente en 2005 realizar una visita a Ceuta y Melilla, la primera de un jefe del Ejecutivo como tal en un cuarto de siglo. El viaje fue en 2006.

- El antecedente más inmediato habría que buscarlo en el viaje de Adolfo Suárez a las ciudades autónomas del norte de África en diciembre de 1980. El entonces presidente del Gobierno reivindicó su "indestructible españolidad".

- Felipe González no visitó las ciudades ni como secretario general del PSOE ni en su etapa en el Gobierno (de 1982 a 1996). - José María Aznar sí viajó como presidente del Partido Popular, con fines electorales, durante la campaña de los comicios generales de 2000 y 2004, pero nunca como jefe del Ejecutivo (entre 1996 y 2004).

- Los Reyes de España visitaron por primera vez Ceuta y Melilla en noviembre de 2007. Aquel fue el momento de mayor tirantez en la relación bilateral desde la llegada al Gobierno del PSOE. Mohamed VI ha sido un interlocutor amable con España en comparación con su padre, Hassan II, que solía denunciar en sus discursos la "colonización" de las dos ciudades autónomas. Aun así, el monarca alauí respondió a la visita real con la retirada de su embajador en Madrid, llamado a consultas durante más de dos meses.

- El viaje de los Reyes fue organizado por el Gobierno de Zapatero, como antes lo intentaron tanto González como Aznar.

- En 1991, el jefe de la Casa del Rey, Sabino Fernández Campo, remitió una carta al entonces alcalde de Melilla, Ignacio Velázquez (PP), en la que le comunicaba que don Juan Carlos y doña Sofía estaban estudiando hacer un viaje a las dos ciudades. Nunca se llevó a cabo. De igual forma, en 1997 Aznar trató de sacar adelante esa visita real, pero tuvo que cancelarla por las presiones recibidas de Marruecos.

- En 2003, aún en la oposición, Zapatero prometió que reformaría la Constitución para incluir el nombre de todas las comunidades autónomas -inexistentes en 1978-, y también los de Ceuta y Melilla.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 19 de agosto de 2010

Más información