Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

20.000 barceloneses perciben ayudas de entre 400 y 700 euros

Un 18% más en ayudas a políticas sociales. Esta es la cifra que dio a conocer ayer el ecosocialista Ricard Gomà, alcalde accidental y responsable de Acción Social del Ayuntamiento de Barcelona. El incremento representa unos 25 millones de euros más respecto a 2009, año en el que se destinaron 140 millones de euros a programas de atención a los más desfavorecidos. El grueso de la partida se ha destinado a la creación o reforma de 36 centros sociales (se prevé llegar a 40 a fin de año) y a atención domiciliaria a ancianos.

Según Gomà, cerca de 20.000 barceloneses subsisten con entre 400 y 700 euros mensuales de la renta básica de inserción, siendo las mujeres solas con hijos a su cargo las principales beneficiarias de la ayuda, sector de la población que representa el "perfil con más riesgo de exclusión social". En cuanto a los barceloneses atendidos en los centros de servicios sociales en lo que va de año, la cifra ronda las 39.000 personas, lo que supone un incremento del 5,42% respecto al año pasado. Destacan también el descenso del 10% de los servicios destinados a la acogida de inmigrantes y el notable aumento de los servicios de mediación, que se han duplicado desde 2007 y ya atienden a 2.459 personas.

La oposición, encabezada por CiU, les ha dado la vuelta a las cifras y ha ofrecido un balance más pesimista. Maite Fandos, responsable convergente de asuntos sociales, señaló que en Barcelona han muerto 4.520 personas mientras esperaban cobrar la prestación de la Ley de Dependencia. Según la edil, el Ayuntamiento "está muy lejos de dar respuesta a las necesidades reales de la ciudad".

En la misma línea se ha pronunciado Ángeles Esteller, portavoz del PP, que en un comunicado instó al Consistorio a aumentar los presupuestos destinados a ayuda social y acusó al Gobierno de la Generalitat de "ocultar los datos de personas que están en listas de espera de comedores y prestaciones sociales". La concejal popular apuntó también que "los servicios sociales están colapsados y solo llegan a atender dos terceras partes de las solicitudes".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 7 de agosto de 2010