Convocados nueve días de paro en Auto Res en agosto

La huelga que la plantilla de la empresa de autobuses Auto Res ha convocado en agosto -nueve días sueltos, el primero de ellos mañana- dejará en tierra a, como mínimo, 3.000 pasajeros por día de paro. El número aproximado de clientes afectados lo dan los sindicatos convocantes (CC OO y UGT), basándose en cifras que la compañía manejaba en idéntico mes de 2007 (entre 3.500 y 5.000 viajeros diarios), pero descontando los servicios mínimos, del 30%.

Este mes, según la web del Grupo Avanza (propietario de Auto Res), habrá cuatro protestas parciales y cinco totales: las de mañana día 6 y las del 13, 16 y 31 durarán entre 10 y 12 horas; las de los días 8, 14, 15, 22 y 29, toda la jornada. Auto Res, que cubre Galicia y zonas de Castilla y León, parte del Levante y Extremadura, dijo ayer que la huelga no supone "un problema especial" porque los paros se avisaron "con antelación".

Más información
Comienza la huelga de Auto-Res

La protesta arrancó el pasado 30 de abril, y desde entonces los trabajadores -no solo, pero fundamentalmente, conductores- han parado con la misma intensidad: 9 o 10 días al mes. Pero en agosto, en temporada vacacional, los viajes se incrementan. CC OO y UGT rechazan 14 despidos ya consumados, otros 25 todavía por concretar, la externalización de parte de la empresa (que afecta a 105 empleados) y la rebaja salarial del 10%.

Despidos desde 2006

"Esta no es una huelga por motivos salariales. Los sueldos pactados llevan dos años congelados porque la empresa considera que no ingresa lo necesario, a pesar de que el Grupo Avanza presenta beneficios", precisa Luis Miguel Ortiz, de CC OO. Ortiz recuerda que, si bien los sindicatos rechazan el recorte del 10%, propusieron a Auto Res que el tajo se quedase en un 6%. La empresa ha puesto como condición "o los despidos o la rebaja salarial".

Entre los despidos no hay, ni se prevé que haya, conductores; son, sobre todo, taquilleros, además de otras categorías como lavacoches o personal de taller. "Tareas que han ido asumiendo los conductores", denuncia Ortiz.

Otras fuentes fechan el inicio de la problemática en 2006, cuando el fondo de capital riesgo Doughty Hanson se hace con el control de Avanza, la segunda empresa de transporte de viajeros española. "Desde entonces", indican, "se han suprimido más de 120 puestos y se maltrata al cliente: los autobuses que se compran son más baratos, hay menos espacio, la limpieza ha mermado...".

La agenda de Cinco Días

Las citas económicas más importantes del día, con las claves y el contexto para entender su alcance.
RECÍBELO EN TU CORREO

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS