_
_
_
_
Reportaje:

Seis hospitales más, las mismas camas

La inauguración de nuevos centros hospitalarios en 2008 no modifica la ratio por habitante - La Comunidad prometió 1.200 plazas más

La puesta en marcha de seis nuevos hospitales supondrá que "la red sanitaria pública de la Comunidad de Madrid se verá reforzada con más de 1.200 camas". Eso decía, en febrero de 2008, una nota de prensa del Gobierno regional, que entonces estaba a punto de lanzarse a un maratón inaugurador: empezando con el hospital del Henares, en Coslada (8 de febrero), y acabando con el Infanta Leonor, en Vallecas (29 de febrero): seis hospitales en menos de un mes. Pasado el tiempo, las cifras dicen otra cosa. Básicamente, que la Comunidad de Madrid tiene las mismas camas hospitalarias públicas ahora que antes de construir esos seis centros nuevos.

En 2007 la región contaba con 12.143 camas funcionantes (término con el que se denominan las plazas que realmente se usan, a diferencia de las instaladas, que pueden estar en pasillos o plantas cerrados, sin personal asignado y, por tanto, sin uso). En 2009, la cifra había subido a 12.730, es decir, 587 más. Los datos a los que ha tenido acceso EL PAÍS proceden del Sistema de Información de Atención Especializada (SIAE), un registro interno de la Consejería de Sanidad que recoge todas las estadísticas de los hospitales madrileños. El sindicato UGT ha hecho el cómputo, mes a mes y hospital por hospital, de las camas en funcionamiento que declaraba cada hospital al SIAE hasta conseguir las cifras totales. Lo que muestran esas cuentas es que, pese al aumento de camas, la población también ha crecido, de manera que la ratio de camas por habitantes es exactamente la misma.

El aumento de camas no llega, por tanto, ni a la mitad de las 1.200 a las que se refería el Gobierno de Aguirre a principios de 2008, con los seis centros a punto para empezar la cadena de inauguraciones. En esos dos años, además, la población de la Comunidad de Madrid aumentó. Pasó de 6.081.689 habitantes en 2007 a 6.386.932 en 2009, según los datos del Instituto Nacional de Estadística. Si se tiene en cuenta la diferencia de población, exactamente 305.243 personas más, lo que resulta es que antes de la apertura de los nuevos hospitales las camas por habitante son exactamente las mismas que dos años después.

La ratio de camas por cada 1.000 habitantes, uno de los indicadores de recursos sanitarios más habituales -que utiliza, por ejemplo, el Ministerio de Sanidad- es de 1,99 tanto en 2007 como en 2009. El sindicato UGT señala otra comparación. En 2003, el año en que Esperanza Aguirre llegó a la presidencia de la Comunidad de Madrid, la ratio de camas por 1.000 habitantes era de 2,01. Es decir, que en estos siete años de gestión este indicador, aunque ligeramente, habría descendido.

Los seis nuevos hospitales sumaron al cómputo total de camas 955, distribuidas así: Tajo (Aranjuez), 92; Infanta Cristina (Parla), 147; Sureste (Arganda), 94; Infanta Leonor (Vallecas), 208; Henares (Coslada), 186 e Infanta Sofía (San Sebastián de los Reyes), 228. El hospital de Valdemoro, también de la tanda de los nuevos pero inaugurado a finales de 2007 y con gestión enteramente privada, aportó 83 camas. A estas se suman las del hospital Puerta de Hierro, aunque en este caso no se trata de una construcción nueva, sino de un traslado. Entre 2007 y 2009 la ganancia de camas fue de 93.

Mientras tanto, los hospitales tradicionales han ido reduciendo sus plazas. En la mayoría de los casos el descenso del número de camas se da en centros que perdieron habitantes en favor de los nuevos hospitales. Sería el caso del hospital La Paz, con 79 plazas menos. En su área de referencia se construyó el hospital Infanta Sofía, en San Sebastián de los Reyes, que atiende a unos 300.000 habitantes de la zona. El hospital que pierde más camas, en términos absolutos, es el Gregorio Marañón. Entre 2007 y 2009 se quedó con 238 menos. En su caso, fue el hospital del Sureste, en Arganda, el que le restó unos 150.000 habitantes.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Sin embargo, hay descensos que, en principio, no se pueden atribuir a la apertura de nuevos hospitales. Es el caso del hospital de Getafe. Perdió 118 camas, muchas teniendo en cuenta que no es uno de los grandes. En 2007 contaba con 591 plazas.

"Al tiempo que el Gobierno regional inauguraba nuevas camas en los hospitales de reciente construcción, las cerraba en los tradicionales", explica Juan Luis Martín, secretario de Políticas Sectoriales de UGT Madrid. "A pesar de la fuerte inversión en nuevos centros, la Comunidad de Madrid no ha ampliado su capacidad de camas hospitalarias desde 2003", añade. "El Gobierno hace mucho ruido con la sanidad, pero luego, cuando se recurre a los datos, no diremos que la situación es peor, pero sí, en este caso, que es igual". El sindicato critica que los nuevos hospitales no hayan alcanzado aún su máximo rendimiento: "Hoy es frecuente ver en ellos módulos completamente diáfanos o con camas instaladas que no disponen de los medios, tecnología ni profesionales para su funcionamiento regular, lo que acaba en una derivación continua de pacientes a los hospitales tradicionales".

Precisamente por eso UGT ha hecho el recuento a partir de las camas funcionantes y no de las instaladas. El SIAE ofrece ese dato, que es variable, en función de la actividad del hospital, mes a mes. Para obtener la cifra anual se ha hecho una media de todos los meses y se han comparado los resultados de 2007 y de 2009. Solo 9 de los 25 hospitales tradicionales ganaron camas: el Virgen de la Torre (5), Móstoles (26), Príncipe de Asturias (1), Niño Jesús (1), Cruz Roja (16), Alcorcón (16), Jiménez Díaz (24), Guadarrama (9) y Rodríguez Lafora (10).

A preguntas de este periódico, la Consejería de Sanidad aseguró ayer que con la apertura de ocho hospitales -los seis de 2008 más el traslado del Puerta de Hierro y la apertura de Valdemoro en 2007-, "el número de camas aumentó en casi 2.000, mientras que en los grandes hospitales las habitaciones de tres camas pasaron a tener dos, y las de dos camas pasaron a una para hacerlas más confortables". No obstante, añadió un portavoz, "si fuese necesario habilitar esas camas por el aumento de la presión asistencial se haría".

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_