Toxo: "De la resignación a la crispación hay un pasito"

El enfado de los sindicatos con la reforma laboral ha ido a más en el trámite parlamentario. Si la reforma laboral les llevó a convocar una huelga general para el próximo 29 de septiembre, las modificaciones que se tramitan en el Congreso la está alimentando. "De la resignación se puede pasar a la crispación fácilmente, y solo hay un pasito", resumió ayer el líder de CC OO, Ignacio Fernández Toxo. "Ningún trabajador va a estar preservado de los efectos de la reforma laboral", ahondó el secretario general de UGT, Cándido Méndez, en Mallorca, donde se encontraban ambos en la campaña de movilización emprendida para la huelga general.

La irritación entre los sindicatos era ayer palpable tras la enmienda transaccional propuesta por el PSOE que establece como causas económicas de despido -el más barato, 20 días por año trabajado con el límite de un año- la existencia de pérdidas en la empresa, la caída de beneficios y la falta de liquidez en las empresas. "Que la causa objetiva de un despido sea la bajada de beneficios o la liquidez depende de la actuación contable del empresario", se quejó Toni Ferrer, responsable de Acción Sindical de UGT, a la salida de una reunión entre sindicatos y patronal sobre los convenios. Su homólogo de CC OO, Ramón Górriz, concluía: "La huelga general es más necesaria ahora". También cargó contra la enmienda Méndez, que afirmó que el cambio impulsaría la temporalidad al facilitar la sustitución de trabajadores fijos por temporales.

Más información
El PSOE trata de endurecer el despido ante la irritación sindical
La abstención de PNV y CiU permite sacar adelante la reforma laboral

Negociación colectiva

Por otro lado, sindicatos y patronal comenzaron ayer a hablar sobre una asignatura pendiente: la reforma de la negociación colectiva. Más de un grupo parlamentario se ha sentido tentado de introducir cambios en la negociación de los convenios colectivos durante la tramitación parlamentaria de la reforma laboral. Pero ayer sindicatos y empresarios, con la puesta en escena de inicio de las conversaciones, trataron de frenar los ímpetus políticos.

En la cita apenas fijaron un calendario para comenzar las conversaciones. Patronal y sindicatos tienen la intención de llegar a un acuerdo rápido, hablaron de septiembre, para que los cambios entren en vigor y afecten a la negociación de los convenios en 2011. El principal escollo de las conversaciones se aventura que será la llamada ultraactividad, es decir, la prórroga automática de los convenios más allá de su periodo de vigencia cuando no hay acuerdo entre trabajadores y empresario para firmar un pacto nuevo.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Manuel V. Gómez

Es corresponsal en Bruselas. Ha desarrollado casi toda su carrera en la sección de Economía de EL PAÍS, donde se ha encargado entre 2008 y 2021 de seguir el mercado laboral español, el sistema de pensiones y el diálogo social. Licenciado en Historia por la Universitat de València, en 2006 cursó el master de periodismo UAM/EL PAÍS.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS