Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La compañía, acusada de falsear datos sobre la fuga

El vertido de BP en el golfo de México fue, hasta que se controló la fuga, el 16 de julio, de 53.000 barriles diarios, muy por encima de las primeras estimaciones de la compañía. Uno de los congresistas más críticos con las decisiones que tomaron los directivos de esa empresa en los momentos previos e inmediatamente posteriores al accidente -que acabó con el hundimiento de la plataforma Deepwater Horizon y la muerte de 11 trabajadores- reveló ayer que dispone de pruebas suficientes para demostrar que la petrolera engañó inicialmente al Gobierno y a la ciudadanía de EE UU sobre la verdadera magnitud de la fuga de crudo.

Según Edward Markey, presidente del Comité de Energía y Medio Ambiente de la Cámara de Representantes, BP envió dos cartas a la Guardia Costera (6 y 11 de julio) en las que admitió que el vertido fue, como mínimo, de 53.000 barriles diarios. "Esta es la prueba definitiva que necesitábamos", dijo Markey. "BP admite por fin, y por escrito, la verdadera magnitud del vertido".

En los primeros días de vertido, en abril y mayo, BP y la Guardia Costera estimaron que la fuga no superaba los 1.000 barriles diarios. Posteriormente, se vieron obligados a rectificar y aseguraron que podría ser de hasta 35.000 barriles. La petrolera situó su peor escenario posible en los 60.000 barriles, pero sólo como un supuesto. La cifra final revelada por Markey se sitúa, sin embargo, en los límites de esa posibilidad.

Indemnizaciones

Y no es una cifra sin importancia. Según las leyes norteamericanas, si la Justicia determina que BP es culpable de negligencia grave, o mala conducta intencional, deberá pagar 4.300 dólares (3.300 euros) por barril vertido. Teniendo en cuenta que el crudo emanó de las tuberías del pozo en el Golfo durante 90 días, eso supondría una compensación de unos 15.400 millones de euros.

Ayer, precisamente, el departamento de Justicia anunció una nueva investigación a BP, en esta ocasión relacionada con las acciones de la empresa. Es la segunda que asume este ministerio del Gobierno federal, junto a la que inició días después del hundimiento, sobre las causas concretas del accidente que propició el vertido.

Además, la mayoría demócrata en la Cámara de Representantes presentó ayer un proyecto de ley con el que impediría al Gobierno conceder permisos de perforación en las costas norteamericanas a aquellas petroleras que hayan tenido problemas de fugas y vertidos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 28 de julio de 2010