Caixa Catalunya mantiene su estrategia inmobiliaria pese a suspender el test de estrés

La nueva entidad destaca que ha vendido 1.800 pisos, el doble de lo previsto

La entidad resultante de la fusión de las cajas de Catalunya, Tarragona y Manresa toma nota del suspenso; pero, aunque no descarta hacerlo, no adoptará aún ninguna medida para obtener más capital. El director general de la Caixa d'Estalvis de Catalunya, Tarragona i Manresa, Adolf Todó, atribuyó ayer el suspenso en las pruebas de resistencia bancaria a la estrategia inmobiliaria de la entidad, consistente en no refinanciar préstamos y quedarse con "activos inmobiliarios que están muy penalizados". A pesar de que ello le costó obtener el peor resultado de las entidades examinadas en Europa, la fusión de Caixa Catalunya, Manresa y Tarragona no variará esta política, que Todó calificó de "muy conservadora".

Más información

La entidad, que ayer celebró su primera asamblea tras la fusión en Tarragona, espera que en el horizonte de 2013-2015 su cartera de inmuebles recupere valor. "Asumimos la devaluación de activos a corto plazo, pero creemos que aumentarán su valor en un escenario de medio plazo", agregó Todó. El presidente de la caja, Narcís Serra, manifestó que apoya esta estrategia y señaló que la entidad ha duplicado la venta de estos activos respecto a las previsiones que presentó al Banco de España para que aprobara la fusión. En lo que va de año, la entidad ha despachado 1.800 viviendas.

Serra admitió que durante la asamblea se habló de la posibilidad de que la caja buscara nuevas vías para recapitalizarse, después de que el viernes se publicaran las pruebas de estrés de entidades financieras de la Unión Europea. Sin embargo, fuentes de la entidad insistieron en que esta posibilidad no es prioritaria. "Pero prevemos que las circunstancias que planteó ese examen no se producirán en un futuro previsible", razonó Serra tras la asamblea.

Esas circunstancias se refieren a un retroceso de la economía española del 1,4% en 2010 y el 1,2% en 2011 combinada con una tasa de desempleo que alcanzaría el 21,6%. El Banco de España considera que la entidad presidida por Serra necesitaría, en ese contexto, 1.032 millones de euros de refuerzo para aguantar el tirón. "Por ahora solo contemplamos la recapitalización prevista en el fondo de reestructuración ", aseguró Serra.

La asamblea de la nueva entidad acordó, de hecho, empezar las gestiones necesarias para obtener los 1.250 millones que le corresponden del Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB). La entidad captará esos recursos a partir de la emisión de participaciones preferentes convertibles por valor de 1.250 millones, que serán suscritas exclusivamente por el FROB.

En cambio, la otra fusión catalana de cajas, Unnim, apuesta por seguir vendiendo inmuebles para compensar los 270 millones de euros de capital que, según las pruebas de resistencia, requeriría la entidad en el peor de los escenarios. Según comunicó la caja a la Comisión Nacional del Mercado de Valores, si se mantienen las ventas del primer semestre de este año, Unnim alcanzará esta cifra en un año y medio.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0028, 28 de julio de 2010.

Lo más visto en...

Top 50