Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Fernández garantiza a los sindicatos el empleo de BBK en Andalucía

Las centrales exigen mantener también las condiciones laborales y la sede social

Los puestos de trabajo que la BBK tiene en Andalucía están garantizados. Así se lo transmitió ayer a los sindicatos de la entidad financiera su propio presidente, Mario Fernández, durante una reunión mantenida en Bilbao para analizar el nuevo escenario surgido tras la reciente operación que ha permitido a la caja vizcaína hacerse con el control de la cordobesa Cajasur. La BBK dispone a día de hoy de 31 sucursales en Andalucía que generan alrededor de medio centenar de puestos de trabajo.

El encuentro se inició a las once de la mañana con la asistencia de los seis sindicatos que tienen presencia en la caja: ELA, LAB, CC OO, UGT, Aspem y Ale. Fernández informó a sus representantes del proceso iniciado y concretó que se desarrollará a través de una ficha bancaria. A petición de las centrales, se comprometió a garantizar la estabilidad de la plantilla en Andalucía, aunque aclaró que aún falta por determinar si las oficinas mantendrán allí la marca de BBK o pasarán a lucir la de Cajasur.

Directivos de la entidad vizcaína inician el trabajo de campo en Córdoba

No se ha definido aún si las oficinas andaluzas tomarán la marca de Cajasur

Fernández defendió ante los representantes de los trabajadores que la operación supone una "oportunidad de crecimiento" para la caja de ahorros y consideró que no tiene por qué afectar a la futurible fusión de las cajas vascas. En este sentido, desveló que el escenario no ha variado pese a la consecución del control sobre Cajasur.

Las palabras de Fernández fueron bien recibidas por unos sindicatos que, sin embargo, quisieron ir más allá en sus demandas. ELA y CC OO exigieron que se mantenga la sede social de la BBK en Bilbao y que se garanticen las condiciones laborales de la plantilla. La central nacionalista recordó que "el origen de la entidad está en Vizcaya" y abogó porque "no sea gobernada desde otro territorio". Así, reivindicó un ámbito propio de negociación colectiva e insistió en un objetivo social "alejado de orientaciones neoliberales caducas.

En un tono similar, CC OO reclamó que la plantilla se rija bajo el actual convenio de la caja vizcaína. El sindicato planteó que todas las medidas que se tomen sean de carácter "no traumático" y que mantengan el respeto a la labor de una plantilla "que no es la culpable de la situación de Cajasur". Además, reiteró que la adjudicación de la entidad cordobesa no debe influir en una fusión de las cajas vascas que, a su juicio, sería la "mejor fórmula" para garantizar el futuro de la BBK.

Sobre el proyecto de una gran caja vasca se posicionó también ayer el diputado general de Guipúzcoa. Durante una visita a empresas innovadoras de la comarca de Tolosaldea, Markel Olano defendió la adjudicación de Cajasur a la BBK como una operación de "gran importancia" para la economía vasca, aunque situó como verdadero reto la fusión de las tres entidades financieras de la comunidad autónoma para constituir una organización más fuerte.

Varios directivos de la BBK, por su parte, iniciaron ayer las labores de campo con una visita a Córdoba, donde realizaron una primera toma de contacto con la ciudad y mantuvieron diversas reuniones de trabajo internas. Encabezados por el director general de la caja vizcaína, Ignacio Sánchez-Asiaín, los encuentros fueron sólo de carácter oficioso, ya que el proceso de adjudicación no será oficial hasta que la ministra de Economía, Elena Salgado, ratifique en los próximos días la decisión del Banco de España. La operación requiere, además, el visto bueno de la Unión Europea, que podría demorarse hasta septiembre.

Los directivos de la BBK se reunieron con sus homólogos de Cajasur y con responsables de la entidad vizcaína en Andalucía, a quienes trasladaron de primera mano el compromiso de estabilidad laboral adquirido en Bilbao por el presidente con los sindicatos. Precisamente, Mario Fernández mantuvo en la capital vizcaína un encuentro "casual" con el alcalde de Córdoba, Andrés Ocaña (IU), aprovechando su presencia en la villa para recibir un premio cultural.

La agenda de contactos continúa hoy con los directores territoriales y de zona de la entidad cordobesa, a quienes los mandatarios de la BBK trasladarán un esbozo de la estrategia que, en lo que a gestión y plan de negocio respecta, tienen previsto desarrollar en Andalucía. En los próximos días, además, tienen previsto celebrar un encuentro con los sindicatos de Cajasur para detallarles si habrá ajustes de plantilla y de qué grado.

Más allá del plano interno, BBK contempla reuniones a nivel institucional para allanar su desembarco en Córdoba. Además de un segundo encuentro con Ocaña, los directivos vizcaínos han pedido cita al presidente de la Diputación cordobesa, Francisco Pulido (PSOE).

López: "No tiene por qué impedir la fusión"

El lehendakari, Patxi López, admitió ayer que la adjudicación de Cajasur a la BBK "añade alguna dificultad" al complejo proceso de fusión de las cajas vascas, ya que con la adquisición "se desequilibran los tamaños", aunque precisó que ello "no tiene por qué impedir" que esa unión se dé en el futuro. Según defendió, son los presidentes de las tres entidades financieras quienes deben definir el momento más adecuado, ya que ellos mismos han admitido que en la situación actual es "mejor dedicar las energías a atravesar la crisis".

Durante su participación en el Fórum Europa de Bilbao, López insistió en que el control de la caja cordobesa consolida a la vizcaína como una de las más importantes de España. "Tener posiciones de liderazgo y de fortaleza no sólo es bueno para la entidad que lo consigue, sino también para el conjunto del país", destacó. En esta línea, el lehendakari manifestó su deseo de que la unión de las entidades vascas de ahorro se haga también realidad, porque "será un momento muy positivo para Euskadi", aunque la desligó de la reforma de la Ley de Cajas que el Ejecutivo prevé abordar en los próximos meses.

López no fue el único líder vasco que se pronunció ayer sobre la actualidad financiera. Lo hizo también el presidente del PP en el País Vasco, Antonio Basagoiti, quien recalcó que la adjudicación de Cajasur a la BBK es "impecable" desde el punto de vista económico y consideró que será "buena" para Euskadi y Andalucía. "Le va a dar músculo a la entidad vizcaína y tampoco le va a venir nada mal a la andaluza, porque le va a reportar la viabilidad que no tenía", argumentó.

Basagoiti destacó que estas operaciones deben ajustarse a parámetros económicos y restó importancia al hecho de que pueda influir sobre una futurible fusión de las cajas vascas. "Lo importante es que sea buena para los ahorradores o quienes tienen hipoteca y no que responda a localismos o cuestiones políticas", sentenció, antes de descartar un posible favor del Gobierno central al PNV con la adjudicación, de cara a la próxima negociación de los presupuestos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 20 de julio de 2010

Más información