Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un puesto cuestionado

¿Y ese señor/a qué hace exactamente? Algo así viene a preguntarse el informe de fiscalización de la Cámara de Cuentas con respecto a la figura del delegado de Gobierno que existe en la Fundación Jiménez Díaz. Según explica el informe, ese cargo, con categoría de director general, tiene las funciones de "seguimiento y control del cumplimiento del contrato, así como la supervisión de la facturación mensual". El delegado debe rendir cuenta de sus actuaciones a la dirección general del Servicio Madrileño de Salud, pero, señala el informe, "el Sermas no ha aportado información ni documentación alguna acerca de las funciones efectivamente desarrolladas por el citado delegado". Así que la Cámara de Cuentas concluye: "Se desconoce cuál es la justificación de este puesto de trabajo".

El informe recuerda, además, que el control y supervisión de las actividades de la Fundación Jiménez Díaz y su facturación ya se realiza paralelamente mediante auditorías de actividad de la Dirección General de Hospitales. El Sermas pagó a la empresa Capio, propietaria del hospital, más de 167 millones de euros por la atención sanitaria de 286.000 pacientes en 2007.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 16 de julio de 2010