Una ONU para combatir el machismo

Cinco agencias se unen y duplican su presupuesto para evitar la discriminación

Los partos en las Naciones Unidas no son fáciles. Como cualquier institución integrada por países de orígenes y culturas diferentes, sus diplomáticos suelen enredarse en los detalles. En esta ocasión, los obstáculos se superaron y los cuatro años de negociaciones dieron su fruto: el 2 de julio nació la Entidad de la ONU para la Igualdad de Género y el Apoderamiento de la Mujer.

"Esto no va a ser es un club social", aclara la española Inés Alberdi, que ahora dirige el Fondo de Desarrollo para la Mujer (Unifem), sino un "club internacional" para mejorar la labor de la ONU contra la discriminación.

ONU Mujeres, como se conocerá el órgano, tendrá un estatus similar al de Unicef. Como dice Alberdi, "no es una cuestión de tamaño, sino de autoridad". Para conseguirlo se acabará con la fragmentación actual, fusionando la Unifem, la División para el Avance de las Mujeres (DAW), la Oficina de Asesoramiento para Cuestiones de Género y el Instituto de Investigación y Capacitación para el Avance de la Mujer (Instraw). La integración evitará duplicidades y permitirá afrontar los retos de forma más directa y dinámica.

Bachelet, favorita para encabezar el ente, a lo que aspira también España

Más información

La agencia operará desde enero y contará con un presupuesto de 500 millones de dólares, el doble del que se manejaba hasta ahora. Quien esté al frente de la nueva agencia contará además con un asiento en el comité de dirección de las Naciones Unidas, por lo que podrá participar en las discusiones sobre políticas y programas del organismo.

El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, debe designar aún a la persona al mando. La favorita es por ahora la ex presidenta chilena Michelle Bachelet. Pero habrá más nombres, ya que los países están invitados a presentar candidatos. El objetivo de Ban es presentar al líder en la cumbre de seguimiento de los Objetivos del Milenio. En el seno del organismo señalan que se necesita una persona con liderazgo, capaz de recabar el apoyo de los países donantes. Gran parte de los recursos necesarios para ONU Mujeres son voluntarios y muchos miembros afrontan ajustes presupuestarios. Esta es la mayor reforma emprendida por el organismo en las últimas décadas, como indicó el embajador Juan Antonio Yánez-Barnuevo. La presidencia española de la UE jugó un papel clave en la negociación.

España defiende desde hace años la necesidad de dar "mayor coherencia, visibilidad y eficacia" a la lucha de la ONU contra la discriminación. Madrid, que ha puesto la igualdad de género entre sus políticas claves en el ámbito doméstico y externo, no solo aspira a ocupar uno de los 41 puestos de la junta directiva ONU Mujeres, sino al máximo puesto.

El secretario general de la ONU participará el viernes en Madrid en la reunión de expertos preparatoria de la cumbre de septiembre, que copreside José Luis Rodríguez Zapatero. Ban Ki-moon tendrá ese día una audiencia con el rey Juan Carlos. La crisis amenaza con no permitir el cumplimiento de los ocho objetivos fijados para 2015, entre los que la igualdad ocupa un papel clave.

En este sentido, en la ONU se insiste en que la igualdad es, más que un derecho, "un imperativo económico y social". Como señala la vicesecretaria general Asha-Rose Migiro, "donde las mujeres son educadas, apoderadas y representadas, sus economías y sociedades son más productivas, robustas, pacíficas y estables".

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 13 de julio de 2010.

Lo más visto en...

Top 50