292.000 euros por una obra sin hacer

Declara como imputado un consejero de la Xunta por firmar la entrega de una carretera cuando aún no estaba acabada a una empresa en la que había trabajado

Agustín Hernández, consejero de Medio Ambiente, Territorio e Infraestructuras de la Xunta de Galicia, acudió ayer al Tribunal Superior de Justicia de Galicia para declarar como imputado por "falsedad en documento oficial, estafa y/o fraude a la Administración pública". Hernández fue denunciado por el PSOE -la querella fue admitida a trámite el pasado abril-, por avalar con su firma, en su etapa de jefe de Infraestructuras de la Diputación de Pontevedra, el certificado que daba por concluida una obra apenas empezada por una empresa en la que él mismo había sido directivo, Serycosa. La empresa, para la que Hernández había estado trabajando entre agosto de 2005 y marzo de 2006, cobró, gracias a su firma, unos 292.000 euros por haber construido una carretera, la variante del Lira, cuando estaba lejos de ser realizada. Los hechos ocurrieron en diciembre de 2008.

En su declaración ante el juez, que se prolongó durante hora y cuarto, el consejero reconoció que firmó el visado de la obra y que con esa rúbrica "el expediente se remite a Intervención para su posterior pago". Hernández declaró al juez que no sabía en qué "estado real" se encontraban las obras cuando firmó el certificado que las daba por concluidas. Admitió que entre sus funciones en la corporación provincial no figuraba "la de certificar obras, que son [competencia de] los ingenieros técnicos". Al enseñarle las fotos del estado de esa carretera cuando se dio por terminada, unos documentos aportados por el representante del PSdeG-PSOE, Hernández dijo que debía estar en "la fase de movimientos de tierra".

Hernández se acogió a su derecho a no responder a ninguna de la veintena de preguntas que le formuló el abogado del querellante. Sin embargo, al salir de la sala del tribunal, en una escueta declaración ante los periodistas, el consejero sostuvo todo lo contrario: "Respondí a las preguntas de los magistrados, el fiscal, la acusación y los demás abogados comparecientes". Y remachó: "Mi máxima colaboración y respeto por la justicia".

Los socialistas gallegos no tardaron en contestar. "No sólo no colaboró con la justicia sino que más bien la obstruyó al no contestar a la acusación y lo primero que hizo al salir del tribunal es mentir al afirmar que respondió a todas las preguntas de los abogados", acusó la dirigente del PSdeG Beatriz Sestayo, tras recordar el apoyo firme que el presidente de la Xunta, el popular Alberto Núñez Feijóo, expresó hacia su consejero, cuya ética defendió hace unos días.

Feijóo está convencido de que su hombre de confianza es inocente, aunque su cuestionada actuación como cargo de la Diputación pontevedresa "no fue el episodio más brillante de su vida", admitió. El presidente de la Xunta cerró filas con Hernández y ordenó al PP, pese a que sus estatutos prevén la destitución de todo cargo cuando haya indicios de delito, que haga lo mismo. "Puedo aceptar que alguien meta la pata, lo que no toleraré es que meta la mano y Hernández es una persona competente y honrada", sostuvo Feijóo.

Agustín Hernández, ayer en el Tribunal Superior de Justicia de Galicia.
Agustín Hernández, ayer en el Tribunal Superior de Justicia de Galicia.GABRIEL TIZÓN

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS