La huelga en Euskadi solo paraliza algunos sectores y en zonas concretas

Los sindicatos celebran la repercusión del paro y la patronal lo tacha de "fracaso"

El intento sindical de paralizar Euskadi se quedó finalmente ayer a medio camino. La sociedad vasca protagonizó la huelga más contundente de la última década. Un paro convocado de forma separada por las centrales nacionalistas y CC OO cuyo seguimiento, sin embargo, fue desigual en función de comarcas o sectores y que distó de ser general, como pretendían los convocantes. Miles de personas secundaron la jornada de protesta en las decenas de manifestaciones que recorrieron distintas localidades. "No es un punto final el de hoy", advirtió tajante el secretario general de ELA, Adolfo Muñoz, advirtiendo sobre nuevas movilizaciones como "legítima defensa" ante la reforma laboral.

Los sindicatos coincidieron en su satisfacción por el rechazo al decreto del presidente Zapatero que, a su juicio, evidenció la respuesta "masiva" de los trabajadores. Una impresión que contrastó con la del Gobierno vasco. Su portavoz, Idoia Mendia, insistió en que "no está el país para huelgas" y limitó a un 22% su seguimiento en el sector privado, cifra que redujo a un 8% en el ámbito de la Administración. La patronal vasca, Confebask, fue más contundente al definir el paro como un "rotundo fracaso" con una incidencia "limitada".

La jornada amaneció con incidentes en Bilbao y Vitoria que se saldaron con tres personas detenidas y 13 imputadas por coaccionar a otros trabajadores.

Dos agentes detienen a un representante sindical en Vitoria.
Dos agentes detienen a un representante sindical en Vitoria.FRANCISCO ARROYO

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción