Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Asesinado a balazos el candidato del PRI a la gobernación del Estado de Tamaulipas

El clima de inseguridad en México tocó ayer un nuevo y dramático fondo. El asesinato de Rodolfo Torre Cantú, candidato de una coalición electoral que con el Partido Revolucionario Institucional (PRI) a la cabeza había logrado amplia ventaja en las encuestas para gobernar Taumalipas, ha conmocionado al estamento político mexicano.

Las primeras informaciones señalan que el candidato, de 45 años, viajaba desde Victoria, capital del Estado, hacia el aeropuerto cuando la comitiva, de tres vehículos, fue emboscada por un comando armado que le cerró el paso. Además de Torre Cantú, fueron asesinadas otras siete personas, según la agencia Notimex.

El atentado conmocionó a la clase política de México. Se trata del asesinato político de más alto nivel desde la muerte del candidato presidencial del PRI en 1994, Luis Donaldo Colosio, tiroteado en Tijuana.

El presidente Felipe Calderón condenó el "cobarde" asesinato, reconoció que causa "conmoción", pidió la unidad de los partidos y los ciudadanos para salvaguardar del crimen organizado a las instituciones y denunció que con hechos como este los criminales "pretenden intervenir" en los procesos de los ciudadanos.

Por su parte, Beatriz Paredes Rangel, presidenta del PRI, expresó el "profundo dolor" de esa organización política por el asesinato de Torre Cantú, médico de formación, y sus acompañantes. Rangel exigió con firmeza "una rápida investigación del suceso, que además dejó varias víctimas gravemente heridas, así como el castigo a los responsables".

El 4 de julio, 12 Estados mexicanos, entre ellos el de Tamaulipas, tienen programadas elecciones para renovar sus gobernadores. Otros dos Estados irán también a las urnas, pero solo para elegir alcaldes y diputados locales. Ni el PRI, ni el Partido Acción Nacional (PAN, en el poder), que también condenó los hechos, han hablado de cancelar las elecciones. Al contrario, el PAN llamó a responder a estos actos con una masiva participación el domingo en las urnas.

Tamaulipas, entidad donde distintos grupos criminales han logrado sembrar pánico en ciudades como Reynosa y Tampico, ya había padecido en las últimas semanas el asesinato de líderes sociales y candidatos. De hecho, hay varias alcaldías que se quedaron sin contendientes de algunos partidos por el temor que se vive.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 29 de junio de 2010