Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
El Palau y la financiación de CDC

El abogado Molins deja la defensa de Millet

Pau Molins dejó ayer de ser el abogado defensor de Fèlix Millet. Oficialmente, ha sido el letrado el que ha renunciado a su defensa, según un comunicado emitido por ese despacho en el que se invocaba "el secreto profesional y la confidencialidad que preside las relaciones" con el cliente para no desvelar "las circunstancias ni los motivos de dicha renuncia con ningún medio de comunicación". Oficiosamente se admite que se trata de una "pérdida de confianza" del cliente en el abogado lo que ha llevado a Molins a abandonar la defensa.

La renuncia afectará a los dos procesos penales que implican a Fèlix Millet: el del hotel del Palau, que investiga el juzgado de Instrucción número 10 de Barcelona y por el que está en prisión desde la noche del pasado día 18, y del el saqueo de la entidad musical, que tramita el Juzgado de Instrucción 30.

El comunicado emitido ayer por el despacho Molins asegura que Millet, desde la cárcel de Brians 2, ya ha designado nuevo abogado en el caso del hotel del Palau. Se trata de Mireia Astor, del despacho Piqué Abogados, liderado por Juan Piqué Vidal, el que fuera abogado de Jordi Pujol en el caso Banca Catalana y que acaba de cumplir una condena de siete años de prisión por el caso Estevill de corrupción judicial.

Joan Piqué Hernández, hijo de Piqué Vidal, es el abogado defensor de Marta Vallès, esposa de Millet, en el caso del saqueo del Palau de la Música, y ese mismo despacho asumirá la defensa de Millet en ese mismo proceso, aunque todavía no ha designado letrado. Diversas fuentes coincidieron ayer en que la opinión de Marta Vallès ha sido determinante para que su esposo abandone a su abogado defensor.

El despacho de Molins, sin embargo, no se retira de estos casos. Jordi Pina, mano derecha de Molins, seguirá siendo el defensor del también saqueador confeso Jordi Montull en los dos procesos judiciales. Jorge Navarro, del mismo bufete, seguirá defendiendo a Mercedes Mir, esposa de Montull, en el caso del juzgado 30 y Jesús Maria Silva, socio de Molins, continuará asumiendo la defensa de Gemma Montull, la hija de ambos, en el mismo asunto.

La renuncia del cliente al abogado o del abogado al cliente en un proceso de trascendencia mediática y social no es excepcional. Pau Molins, por ejemplo, dejó de ser también el abogado defensor de Josep Maria Huguet, el número uno de la Inspección de Hacienda en Cataluña en el caso de supuesta corrupción que se ha juzgado durante nueve meses en la Audiencia de Barcelona.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 29 de junio de 2010