Al Qaeda trata de introducir células en el país más poblado de África

El líder de la organización en el Magreb ofrece ayuda a los integristas nigerianos

Al Qaeda es "incapaz de ampliar sus redes, está aislada en el mundo musulmán, está asfixiada", asegura Jean-Pierre Filiu, autor de Las nueve vidas de Al Qaeda, resumiendo una opinión generalizada entre expertos. De las cuatro "patas" del grupo terrorista (Pakistán, península Arábiga, Irak y Magreb), la que actúa en África del norte está también en declive en Argelia, donde se convirtió en vasalla de Osama Bin Laden en 2007, pero no al sur, en el Sahel.

Las katibas (células) que operan en el desierto recaudan fondos gracias al contrabando y a los secuestros -dos rehenes españoles permanecen capturados en el norte de Malí desde hace siete meses- y han logrado además internacionalizarse. Los jefes terroristas siguen siendo argelinos, pero sus tropas son de varios países.

Más información

Ese éxito anima al jefe de la rama magrebí de Al Qaeda, el argelino Abdelmalek Droukdel, a intentar expandirse aún más al sur, en el país más poblado de África: Nigeria. Su población alcanza los 150 millones de habitantes, la mitad musulmanes. "Estamos dispuestos a ayudar a vuestros hijos a manejar armas y a aportarles cualquier ayuda -en hombres, armas, municiones y material- para permitirles defender a nuestro pueblo (...) y rechazar a los cruzados [cristianos]", declara el autoproclamado emir Droukdel en un llamamiento titulado A los musulmanes de Nigeria colocado en webs islamistas.

El llamamiento está dirigido al grupo islamista nigeriano Boko Haram, cuyo nombre significa en lengua hausa "la educación occidental es pecado". Más de 300 "talibanes africanos", incluido su jefe, Mohamed Yusuf, cayeron hace 11 meses en Maiduguri (noreste), bajo las balas del Ejército nigeriano, que casi acabó con el grupo.

"Los supervivientes lanzaron entonces una petición de ayuda al emir de Al Qaeda", afirma Fernando Reinares, investigador del Real Instituto Elcano, quien cree que ellos tomaron la iniciativa y Droukdel les respondió. "El caso es que miembros de Boko Haram han acudido recientemente a Malí para ser entrenados por Al Qaeda", prosigue Reinares. "No es que estemos hablando de un grupo de grandes capacidades", añade; "ahora bien, se desenvuelve en una zona en la que hasta ahora no había presencia de Al Qaeda, con el peligro que esto supone para los hidrocarburos".

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites

Suscríbete aquí

Los servicios secretos argelinos filtraron en junio una lista de 108 terroristas que habían logrado identificar y que operan en el Sahel. Suponen entre la mitad y la cuarta parte del total, según las estimaciones. Entre ellos hay 34 mauritanos, 21 argelinos, 21 malienses y 14 nigerianos.

"Hay que resaltar que la violencia en la provincia nigeriana de Jos se debe a causas locales y no importadas", precisa Filiu. "Pero el ofrecimiento de Droukdel alimenta la percepción de que Nigeria se coloca ahora en las prioridades de la agenda de Al Qaeda".

Víctimas de la violencia religiosa, en una fosa común cerca de Jos (centro de Nigeria), en marzo pasado.
Víctimas de la violencia religiosa, en una fosa común cerca de Jos (centro de Nigeria), en marzo pasado.REUTERS

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 28 de junio de 2010.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50