Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Las Vistillas, a salvo

La justicia tumba el 'mini-Vaticano'

El Tribunal Superior da la razón a los vecinos y cancela el proyecto de Rouco en Las Vistillas - Los edificios pactados por Ayuntamiento y Arzobispado incumplen la ley

La asociación de vecinos ha ganado en los tribunales a tres gigantes: el Ayuntamiento, el Arzobispado y la Comunidad. Por el momento no habrá un mini-Vaticano en los terrenos adyacentes a la iglesia de San Francisco el Grande y flanqueados por Las Vistillas: la vista que inmortalizó Goya en La pradera de San Isidro; la cornisa de la ciudad hacia el río Manzanares.

El Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM) ha declarado ilegal el acuerdo entre el Consistorio y la Iglesia que iba a permitir a esta construir más de 20.000 metros cuadrados de nueva planta en La Cornisa. Los magistrados de la Sección Primera de la Sala de lo Contencioso-Administrativo entienden que las autoridades no han respetado la legislación de patrimonio histórico en una zona que tiene una especial protección. La decisión es recurrible ante el Tribunal Supremo.

El Ayuntamiento y la Iglesia firmaron un convenio hace cinco años y medio

La Comunidad aprobó el cambio del plan urbanístico en el año 2007

Los jueces dicen que tendría que haberse mantenido el entorno ambiental

El Consistorio aún no ha decidido si recurrirá la sentencia

El argumento fundamental de la sentencia es que la zona está integrada dentro del Conjunto Histórico Recinto de la Villa de Madrid. La transformación de uno de sus elementos, en este caso los terrenos de La Cornisa-Las Vistillas, afecta a la estructura urbana del centro histórico de Madrid y no puede llevarse a cabo siguiendo exclusivamente criterios urbanísticos. El Plan General de Ordenación Urbana -modificado al efecto- debería haber cumplido las exigencias de la legislación de patrimonio histórico -tanto la estatal como la de la Comunidad de Madrid-, exigencias que, a juicio del tribunal, no se han cumplido.

El pacto que ofreció la Iglesia era este: la diócesis que dirige el cardenal Rouco devolvería al Ayuntamiento unos terrenos cedidos por el alcalde Álvarez del Manzano a cambio de poder construir en los suyos propios una Casa de la Iglesia de cuatro plantas para oficinas con 140 metros de fachada y 14.000 metros cuadrados de superficie -con un aparcamiento de 200 plazas-; una residencia de sacerdotes de tres plantas y una biblioteca diocesana de 6.000 metros cuadrados. En los terrenos cedidos al Ayuntamiento se iban a construir un polideportivo y una escuela infantil municipales -la razón esgrimida por el Consistorio para defender el plan-. También estaban previstos un centro para mayores y un hogar para indigentes. El proyecto del Arzobispado suponía que la ciudad perdía 15.000 metros cuadrados de zonas verdes.

Los vecinos estaban exultantes ayer. "Agradecemos el estudio minucioso que han hecho los magistrados del caso y su capacidad para buscar una solución conforme a derecho con independencia de los enormes intereses creados en relación con esta modificación del planeamiento", señala Guillermo Aguillaume, letrado de la Asociación Amigos de La Cornisa-Las Vistillas. El pequeño ha vencido con la ley en la mano.La batalla ha durado varios años. Por un lado estaban los vecinos de la Asociación Amigos de La Cornisa-Las Vistillas, que querían defender la zona y evitar las construcciones planteadas. Enfrente, los demandados: la Comunidad, el Ayuntamiento y el Arzobispado de Madrid. El árbitro ha sido la Sección Primera de la Sala Contencioso-Administrativa del Tribunal Superior de Justicia de Madrid.

La decisión que se había impugnado era el acuerdo del Consejo de Gobierno de la Comunidad de Madrid de 4 de octubre de 2007, que aprobó la modificación del Plan General de Ordenación Urbana en la zona de La Cornisa. Esta modificación incorporaba un convenio previo entre el Consistorio y la Iglesia en diciembre de 2005 que permitía a esta, entre otras cosas, construir una especie de Ciudad de la Iglesia de 14.000 metros cuadrados junto a una biblioteca de 6.000, lo que fue bautizado por los vecinos como mini-Vaticano.

Pero la zona de La Cornisa, el lugar en el que la Iglesia pretendía edificar (en los terrenos alrededor del seminario), está incluido en la delimitación del conjunto histórico Recinto de la Villa de Madrid (Muralla, Cerca de Felipe IV y Ensanche), lo que ha llevado a la justicia a tumbar el proyecto. El "delicado problema de fondo" del recurso ha sido, según la sentencia, cuál es el procedimiento por el que deben llevarse a cabo las decisiones urbanísticas que afectan a un conjunto histórico.

Para que la modificación del plan de ordenación urbana hubiera sido válido tendrían que haberse estudiado primero "los elementos que conforman las estructuras urbanas históricas y las características de la zona" para "alcanzar, desde los presupuestos de la legislación de patrimonio, la solución que correspondiera". En estos casos, la potestad de diseñar el planeamiento es limitada: no se puede construir cualquier cosa, sino que deben seguirse "las directrices contenidas en la legislación de patrimonio". Tienen que conservarse "con la mayor fidelidad posible la estructura urbana y arquitectónica" del conjunto, "manteniéndose las características de su entorno ambiental". No se hizo así: la intervención constituía "una verdadera remodelación urbana" y no se llevó a cabo a través del imprescindible "plan urbanístico protector". Por este motivo no la han considerado legal los magistrados Alfredo Roldán, Francisco Javier Canabal, José Arturo Fernández y José Félix Martín Corredera (el ponente). Si se recurre la sentencia, tendrá que decidir el Supremo.

El Ayuntamiento de Madrid aún no había decidido ayer si lo iba a hacer. Los servicios jurídicos van a estudiar la resolución y, si consideran que pueden interponer un recurso que sea viable, lo harán. Por su parte, un portavoz de la Comunidad señaló que todavía no habían examinado la sentencia, pero señalaron que, en cualquier caso, es un asunto que afecta fundamentalmente al Ayuntamiento y al Arzobispado, informa Víctor López.

El abogado de la asociación de vecinos, Guillermo Aguillaume, dice que confía "en que si el Ayuntamiento quiere volver a discutir y negociar la ordenación de este ámbito, lo haga antes con la asociación que ha defendido el patrimonio histórico del municipio que con la entidad que lo ha ignorado".

Cronología

- Mayo de 2009. La Comisión Europea abre un expediente al plan de reforma. Los vecinos habían presentado más de 22.000 firmas en contra.

- Octubre de 2007. La Comunidad de Madrid aprueba el Plan de Ordenación Urbana que permite la edificación en los terrenos del Arzobispado en La Cornisa.

- Diciembre de 2005. El Arzobispado y el Ayuntamiento firman el convenio.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 25 de junio de 2010

Más información