Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

EA y Batasuna invitan formalmente a Aralar a sumarse al polo soberanista

El líder de Hamaikabat califica el acuerdo de "apuesta por el frentismo"

Tres días después de la firma entre EA y la ilegalizada Batasuna de un pacto por la independencia de Euskadi, representantes de ambas formaciones acudieron ayer a la sede de Aralar -la escisión de Batasuna- en Pamplona para entregar una carta en la que invitan formalmente al partido de Patxi Zabaleta a iniciar "conversaciones oficiales". De ellas saldrían acuerdos en torno al pacto suscrito el pasado domingo en Bilbao.

EA y la izquierda abertzale radical muestran ahora voluntad de incorporar a Aralar a su polo soberanista cuando esta última formación ni siquiera fue invitada a asistir al acto donde se presentó oficialmente el acuerdo. En el mismo, los firmantes declaran su intención de constituir un Estado vasco sin hacer ninguna mención a ETA ni emplazamiento a la banda terrorista.

Los dos firmantes del pacto no invitaron a Aralar a su firma en Bilbao

Galdos se muestra seguro de que la izquierda radical irá a las elecciones

En la carta, de cuatro párrafos, ambas formaciones recuerdan a Aralar que la alianza soberanista tiene un carácter "abierto" y se dará prioridad al "trabajo en común a desarrollar con otras fuerzas independentistas" cuyo objetivo es "la creación del Estado vasco". Aralar se limitó ayer a recoger la invitación a la espera de que su dirección analice el ofrecimiento formal en una próxima reunión.

De forma sintética, los impulsores del acuerdo independentista explican que tiene como "principales pilares" una visión "nacional", el "trabajo en común" entre soberanistas, el "sentido estratégico" de constituir un Estado vasco, la apuesta por "un modelo social alternativo" y "el compromiso" con una estrategia "basada en la confrontación cívica, pacífica y democrática" con España y Francia.

El portavoz de Batasuna en el País Vasco francés, Xabi Larralde, aseguró ayer que no tiene dudas de que ETA dará "sus pasos" para que la vía abierta el pasado domingo entre las os formaciones abertzales "se pueda desarrollar", aunque puntualizó que será la propia banda la que decida "cómo y cuándo" dar esos pasos. En una entrevista en Euskadi Irratia, Larralde indicó que "habrá que ver" si el acuerdo firmado por EA y la izquierda radical, por el que se han comprometido "a llevar a este pueblo a las puertas de la independencia", se materilizará o no "en el plano electoral".

A este respecto, Iñaki Galdos, presidente de Hamaikabat (H1!), el partido escindido de EA, afirmó que no tiene ninguna duda de que la formación que encabeza Pello Urizar y Batasuna concurrirán conjuntamente en las elecciones municipales y forales del año próximo. Galdos fue más allá y se mostró convencido de que la confluencia acabará con la creación de "un nuevo partido o movimiento".

En una comparecencia ante los medios informativos en San Sebastián para hacer un balance de la actividad de H1!, Galdos catalogó la alianza independentista como una "apuesta por el frentismo". También lamentó que el documento suscrito en Bilbao no contenga ningún emplazamiento a ETA para que abandone las armas y, en cambio, pida explícitamente la excarcelación de los presos etarras.

Galdos también se refirió a las conversaciones que su partido mantiene con el PNV para cerrar una coalición electoral de cara a los próximos comicios. En este sentido, apostó por fortalecer el "cauce central" del nacionalismo histórico e institucional que representan su partido y el PNV, y confió en que las dos formaciones alcanzarán próximamente un pacto para presentar una lista conjunta.

[El consejero de Interior, Rodolfo Ares, manifestó ayer que en el acto del pasado domingo entre dirigentes de EA y la ilegalizada Batasuna "no estaban representados partidos ilegales, sino que había un colectivo de ciudadanos que se autodenominan izquierda abertzale". Respondía así a la petición del PP a Interior para que investigue si la convocatoria burló la ley].

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 24 de junio de 2010