Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ryanair vuelve a Valencia después de lograr 800.000 euros en ayudas

La compañía ofrecerá 31 destinos y promete mover dos millones de pasajeros

Ryanair vuelve a Valencia cerrando el círculo de un largo y por momentos desagradable enfrentamiento con la Generalitat. La aerolínea irlandesa, líder del bajo coste, cerró su base en noviembre de 2008 y redujo al mínimo sus conexiones, desencadenando un terremoto en la llegada de turistas al aeropuerto de Manises, con caídas del orden del 30%. La compañía exigió al Consell y al Ayuntamiento ayudas económicas, bajo la forma de campañas publicitarias, para quedarse. Las administraciones valencianas se negaron. Las negociaciones que siguieron a su salida fueron mal. En algún momento, Ryanair llamó mentirosos a los altos cargos de Turismo, empezando por la entonces consejera, Angélica Such. La aerolínea pedía aquellos días cerca de un millón de euros. Ayer, antes de anunciar su regreso, que elevará a 31 las conexiones con Manises, logró 800.000 euros, que financiarán a partes iguales la Generalitat y Turespaña.

El sector celebró un acuerdo que llevaba pidiendo hacía meses

"Hemos vivido un tiempo duro", afirma el presidente de Unión Hotelera

La fórmula elegida, el comarketing, facilitó al Consell presentar el acuerdo como algo distinto de una rectificación: en el fondo de promoción participará también Ryanair con otros 800.000 euros.

El pacto fue muy bien recibido en el sector turístico valenciano, que llevaba meses pidiendo un entendimiento que aliviara su situación más bien crítica. "La salida de Ryanair tuvo lugar en un momento ya de por sí difícil para el turismo. La disminución de destinos agravó todavía más la caída general de la actividad. Valencia ha vivido un tiempo duro en ocupación y en gasto medio. Pero tenemos un destino encantador y con mucho potencial, y en cuanto la recuperación se consolide el turismo va a ser el motor de nuestra economía", declaró Miguel Ángel Fernández Torán, presidente de Unión Hotelera de Valencia.

"Es una buena noticia, porque si no tenemos unas infraestructuras de transporte a la altura, sirve de poco tener un destino tan bueno", señaló Vicente Pizcueta, portavoz de la Federación de Hostelería de Valencia. La patronal confía en que la normalización del bajo coste refuerce las visitas turísticas de fin de semana, una vía idónea para desestacionalizar el negocio. "La situación era un problema para el que había que encontrar fórmulas que no supusieran un agravio comparativo", añadió Pizcueta.

El paso de turistas por Manises cayó un 18% en 2009. El efecto Ryanair fue mayor (un -22%), pero quedó parcialmente camuflado al extenderse entre dos ejercicios. El número de turistas extranjeros en la ciudad de Valencia retrocedió un 15,8%, más que cualquier otra ciudad española comparable. La ocupación hotelera y los precios sufrieron. Una fuente del sector afirmaba hace unos meses que los empresarios tenían un cierto sentimiento de aislamiento aéreo, atendidas sus expectativas (creadas en el contexto de la Copa del América, en 2007) y al tamaño de la planta hotelera.

Ryanair establecerá en Manises dos Boeing 737-800. Según Michael Cawley, vicepresidente de la compañía, su regreso permitirá "invertir el descenso del tráfico" en el aeropuerto. Cawley estimó que la aerolínea moverá dos millones de pasajeros en Valencia en 2011. En 2009 fueron 920.000, y en 2008, 1,4 millones. En noviembre, cuando la base abra, enlazará con 31 destinos (ahora, en temporada alta, son 21), incluidos Marrakech, Marsella, Trieste, Múnich West y Fuerteventura. Y el número crecerá en 2011. El directivo mencionó la posibilidad de operar en el aeropuerto de Castellón, pero aplazó la decisión hasta dentro de dos o tres años.

La consejera de Turismo, Belén Juste, explicó que las acciones de promoción con la aerolínea (enmarcadas en un convenio más amplio firmado con Turespaña) se desarrollarán en Reino Unido, Irlanda, Alemania, Italia, Noruega y Polonia.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 24 de junio de 2010