Duran indigna al colectivo gay al defender las terapias 'curativas'

El PSC califica las opiniones de aberrantes y retrógradas

El líder democristiano, Josep Antoni Duran Lleida, se convirtió ayer en diana de una ola de reprobaciones y críticas al publicar en su página web un artículo en el que defiende la asistencia psicológica y psiquiátrica para los homosexuales que quieran dejar de serlo y reclama que desde la Administración y los colegios de médicos no se persiga a los facultativos que ejercen estas prácticas. Duran no cita expresamente en su texto a los médicos de la Policlínica Tibidabo, a quienes investiga el Departamento de Salud por ofrecer terapias que incluían psicofármacos para curar supuestamente la homosexualidad, pero sí lo hace indirectamente, y así lo interpretaron numerosos colectivos gays y partidos políticos.

Las coordinadoras de homosexuales exigen al político una rectificación

La tesis que defiende el también portavoz de Convergència i Unió en el Congreso es la siguiente: si puede ofrecerse asistencia psicológica a las personas que "salen del armario" por la misma razón también la necesitarían los hombres y mujeres que desean abandonar su condición homosexual.

En el artículo, Duran se queja, además, de la creciente influencia del lobby gay -"como si el estadio normal de la especie humana fuese la homosexualidad", afirma- y arremete contra el Departamento de Salud por investigar con "prontitud" a estos psicólogos y psiquiatras que curan la homosexualidad y no aplique la misma política "en velar por que no se realizasen prácticas abortivas que, en contra de la ley, hacían clínicas de Barcelona".

Posteriormente, Duran Lleida se vio en la obligación de precisar las reflexiones incluidas en el artículo: "Yo no estoy defendiendo a los médicos que curan la homosexualidad porque sería tanto como considerarla una enfermedad. Y no es mi caso y además lo pongo en el blog". Para defenderse de las críticas del colectivo gay añadió: "No van a conseguir que cambie mis ideas, porque debe apoyarse tanto la libertad de un homosexual como la de un heterosexual".

Pero sus matizaciones y precisiones no consiguieron aplacar las críticas. Desde la sectorial gay del Partit dels Socialistes, se calificó de aberrantes y retrógradas las declaraciones del dirigente democristiano además de "impropias de un político del siglo XXI".

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

La portavoz de Iniciativa, Laia Ortiz, acusó al nacionalista de "fomentar la homofobia". "Los comentarios de Duran son el ejemplo más evidente del conservadurismo de CiU y de su visión de la homosexualidad basada en estereotipos y prejuicios muy rancios". Y el portavoz del Frente de Liberación Gay exigió "disculpas públicas".

Antoni Guirado, secretario general de la Coordinadora Gay Lesbiana, tildó de "malintencionada e ignorante la equiparación que hace Duran del proceso de autoaceptación de la homosexualidad con la estafa que significa que un psiquiatra pretenda curar una enfermedad inexistente". Igualmente, el colectivo gay de Convergència dijo sentirse "indignado" por las opiniones vertidas por el democristiano.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS