Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Necrológica:

Ronald Neame, director de 'La aventura del Poseidón'

El británico optó a tres 'oscars' por el guión o la fotografía

El cine es un invento que se desarrolló en el siglo XX; así que algunas de las grandes figuras de este arte estuvieron casi en su nacimiento y han vivido con él sus cambios. Ronald Neame, el director de La aventura del Poseidón, Una mujer sin pasado, El millonario y una veintena de títulos más es un buen ejemplo. El cineasta londinense falleció el pasado miércoles 16 a los 99 años en Los Ángeles, y esas casi 10 décadas las vivió pegadas al cine.

Por de pronto sus padres eran un fotógrafo que pronto se pasó a la dirección de cine y una estrella de las películas mudas. Al morir su padre, Ronald Neame entró de mensajero en los estudios Elstree. Su objetivo era convertirse en un buen ayudante de cámara y en dos años ya estaba ejerciendo esa labor en Chantaje (1929), de Alfred Hitchcock. Durante los años veinte y treinta, Neame trabajó en innumerables filmes de bajo presupuesto en los que empezó a despuntar como director de fotografía. El salto de calidad le llegó durante la II Guerra Mundial: conoció a David Lean en Major Barbara (Lean era asistente de dirección y Neame, el director de fotografía) y la pareja repitió en One of our aircraft is missing (1942) que Lean montó y Neame fotografió, obteniendo una candidatura al oscar. Cuando Lean pasó a dirigir -con In which we serve (1942)-, Neame fue, obviamente, su responsable de fotografía. Ambos, con Noel Coward, crearon una productora y de ahí nacieron This happy breed, Breve encuentro (candidatura al oscar para Neame por el guión), Blithe spirit, Grandes esperanzas (de nuevo finalista al oscar al mejor guión), y Oliver Twist, antes de que discutieran por el libreto de The passionate friends (1949).

Tras haber dirigido en 1947 Take my life, Neame decidió que era el momento de mudarse a EE UU y plantearse su carrera ya como realizador. Ronald Neame demostró hasta su último trabajo, el mediometraje El globo mágico (1990), su versatilidad: pasó de género a género exprimiendo siempre a sus actores y sacándoles lo mejor de su interior. Además, fue uno de los primeros directores que apostaron por el tecnicolor. De entre todas sus películas, destacan Una mujer sin pasado, Alarma en el Extremo Oriente, El hombre que nunca existió, El millonario, I could go on singing (la última película de Judy Garland), Muchas gracias Mr. Scrooge, Ladrona por amor, Odessa, Los mejores años de Miss Brodie o La aventura del Poseidón. Isabel II le nombró comandante del Imperio en 1966.

Neame era conocido por su buen talante. Siempre probaba las secuencias peligrosas antes que sus actores. Tras caerse el pasado 6 de mayo, dos operaciones en su pierna complicaron su salud, hasta su muerte el miércoles. Su único hijo, Christopher, y uno de sus nietos, Gareth, son reputados productores. La familia continúa en el cine.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 22 de junio de 2010