Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La anulación de los despidos evita la huelga de basura

Se retirarán los restos orgánicos a diario, pero no los envases

Tras 12 horas de negociación contrarreloj y solo dos antes de que se iniciara la huelga indefinida, FCC, la empresa adjudicataria de la recogida de basura, y sus empleados alcanzaron a las cinco de la mañana de ayer un acuerdo que evita el conflicto. Y eso, gracias a que la empresa retiró los 120 despidos propuestos y los trabajadores aceptaron la congelación de sueldo durante dos años. Todo para aplicar el 15% de ahorro en la factura impuesto por el Ayuntamiento.

El acuerdo implica también que los ciudadanos apenas noten el ajuste. Los empleados seguirán recogiendo la basura orgánica todos los días, pero la retirada de envases pasará a realizarse cada dos días.Después de casi un mes de reuniones, por fin se ha llegado a un acuerdo. Las negociaciones para alcanzar un ahorro del 15% en los 177 millones del servicio de recogida de basuras han dado sus frutos. El resultado: no habrá despidos, no habrá huelga y los ciudadanos apenas notarán una reducción de la prestación del servicio (solo la recogida de envases, hasta ahora diaria, pasará a hacerse cada dos días).

El ahorro, de 26 millones, saldrá de la congelación salarial de los trabajadores durante dos años y de la reducción del margen de beneficios de la empresa, según los sindicatos UGT y CC OO.

Bajo la amenaza de una huelga indefinida, convocada el pasado día 9, que iba a iniciarse ayer a las siete de la mañana y tras una multitudinaria manifestación de sus empleados el domingo en la Puerta del Sol, FCC volvió a reunirse anteayer con los trabajadores. El objetivo era evitar una huelga para la que estaban fijados unos servicios mínimos del 50% (la basura se recogería cada dos días).

La negociación, que comenzó a las cinco de la tarde del domingo, se alargó hasta las cinco de la madrugada del lunes. La empresa descartó su planteamiento inicial de despedir a 120 empleados, rebajar el sueldo el 7% y reducir el servicio los domingos y en dos meses en verano.

El acuerdo fue ratificado ayer en asamblea por más del 95% de la plantilla, según los sindicatos. Tras dos años con el salario congelado, 1.600 trabajadores, la nómina solo aumentará a partir del tercero basándose en el IPC más un 0,8%.

Los resultados de la negociación permiten un panorama más favorable para los ciudadanos que el que pintó el propio Ayuntamiento. La concejal de Medio Ambiente, Ana Botella, preveía hace tres semanas que el recorte del dinero que el Ayuntamiento destina a este servicio -y que los ciudadanos abonan, casi en su totalidad, con una recuperada tasa de basuras- supondría eliminar un día de recogida. Botella aventuró incluso que podría suprimirse los domingos.

El Ayuntamiento guardó ayer silencio. Será hoy cuando la edil Ana Botella detalle, en la comisión de Medio Ambiente, las novedades que implica este acuerdo en el servicio de recogida de basuras de la capital.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 22 de junio de 2010