Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La comisión del 'caso Palau' estrecha el cerco sobre CiU

La entidad contrató a las firmas de 'mailing' en época electoral

La comisión que investiga la presunta financiación irregular de Convergència Democràtica de Catalunya (CDC) con fondos del Palau de la Música estrechó ayer el cerco sobre la federación nacionalista y las empresas que, según la investigación del caso, falsificaron facturas para que el ex presidente Fèlix Millet desviara dinero de la entidad musical. Las empresas Letter Graphic y New Letter facturaron 982.583 euros entre 2007 y 2009. Ayer su representante, Pedro Luis Rodríguez, no pudo aclarar los trabajos que hizo para cobrar esa cantidad, pero sus ex trabajadores sí aportaron algo de luz al caso: nunca trabajaron para el Palau, pero sí para CiU.

El diputado de ERC Pere Bosch dio el golpe de efecto cuando sacó un documento en el que ubicaba temporalmente las facturas de Letter Graphic y New Letter. Según el papel, las empresas cobraron entre 2007 y 2009 grandes cantidades en fechas cercanas a las elecciones que se celebraron cada uno de esos años. El representante de las empresas no lo pudo justificar. "No me acuerdo", aseguró levantando la incredulidad de los diputados. "¿Cómo puede ser que no recuerde lo que hacía para una firma que suponía entre el 20% y el 30% de su facturación?", le espetó el diputado de ICV-EUiA Daniel Pi.

El responsable de las empresas no pudo justificar lo que ingresó de Millet

Los tres ex trabajadores citados en la comisión sí lo tenían claro. "Yo para el Palau de la Música no he trabajado nunca", aseguró María José Díaz. Los empleados reiteraron que en épocas electorales "siempre" trabajaban para CiU, aunque en alguna ocasión lo hicieron para el Partit Socialista de Mallorca. Minutos antes, el responsable de las empresas había afirmado que no conocía los trabajos que se hacían ni para CiU ni para el Palau, porque "no eran sus cuentas". "Claro que lo sabía, ¡si él me decía lo que debía enviar a las sedes del partido!", respondió Miguel Díaz, ex empleado.

Por la mañana, otro socio de la empresa, Vicente Muñoz, aseguró que no podía contestar a ninguna pregunta porque tenía "un cuadro de ansiedad y depresión" que lo había apartado de la actividad de la sociedad desde hace más de un año y medio. Los ex empleados lo negaron, y sostuvieron que, al menos hasta marzo, Muñoz iba cada día al trabajo.

No fue la única contradicción de ayer. Los diputados estudian que vuelva a comparecer Claudia Valsells, porque creen que pudo haber mentido. A la comisión acudieron su padre, Josep, y su hermano, Roger Valsells, como responsables de Natur System. La familia, según la querella del fiscal, pudo haber falsificado facturas para Millet a través de sociedades de una red de empresas, lo cual negaron. A Claudia Valsells le leyeron la relación de sociedades y ella afirmó que solo había trabajado en ellas, sin ocupar ningún cargo. Según el registro mercantil, fue apoderada o administradora de tres de ellas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 16 de junio de 2010