La Duma rusa otorga poderes de la época soviética al nuevo KGB

La Duma Estatal de Rusia (Cámara baja del Parlamento) aprobó ayer una ley que refuerza al Servicio Federal de Seguridad (SFS) al otorgarle poderes para realizar advertencias profilácticas a los ciudadanos, que en caso de desatenderlas pueden ser denunciados públicamente y sancionados. La práctica de las advertencias profilácticas existía en la URSS y era utilizada por el KGB (antiguos servicios de seguridad) para intimidar, amedrentar o convencer a quienes podían manifestar deslealtad al régimen comunista. Ahora, como en la época soviética, podrán dirigirse advertencias contra ciudadanos que no hayan cometido infracción o delito alguno, pero que, según los órganos de seguridad, podrían cometerlos o inducirlos.

La ley fue aprobada en primera lectura con una mayoría de 313 votos (de un total de 450) de Rusia Unida (RU), el partido gubernamental.

El documento fue presentado en nombre del Gobierno de Vladímir Putin, que es un veterano del KGB. Desde la tribuna, el diputado comunista y ex fiscal Victor Iliujin advirtió que la ley podría dar pie a "violaciones masivas de las libertades y derechos de los ciudadanos".

Aludiendo a la represión estalinista, Iliujin manifestó que las autoridades han olvidado las lecciones del pasado y constató la tendencia a incrementar las competencias de los ministerios de fuerza (los encargados del orden público y la defensa).

El diputado Vladímir Kolésnikov alegó que la ley es respaldada por más de 50 regiones, pero omitió que el defensor de los Derechos Humanos, Vladímir Lukin, comunicó al Parlamento un dictamen negativo.

Por su parte, Guennadi Gudkov, diputado de Rusia Justa, mostró inquietud por las competencias que la ley da a los servicios de seguridad para publicar su advertencia a un ciudadano en los medios de comunicación sin permiso del afectado, lo que puede perjudicar su reputación sin derecho a defenderse.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Sobre la firma

Pilar Bonet

Es periodista y analista. Durante 34 años fue corresponsal de EL PAÍS en la URSS, Rusia y espacio postsoviético.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS