Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
La reforma del mercado de trabajo

Trabajo comienza las negociaciones con los grupos de la oposición

La previsión es convalidar el decreto de la reforma laboral el 22 de junio

La reforma laboral tiene que salir sí o sí, por lo que antes de que los agentes sociales y el Gobierno rompan oficialmente las negociaciones, el Ejecutivo ha empezado las conversaciones oficiosas con los grupos parlamentarios. Estos, en cualquier caso, son imprescindibles para convalidar el decreto en el que se plasmará la reforma y que el Gobierno aprobará en el Consejo de Ministros del próximo 16 de junio.

La previsión parlamentaria para su convalidación se sitúa en el próximo 22 de junio. Lo cierto es que si la reforma laboral saliera por consenso con los agentes sociales, el camino parlamentario estaría allanado, por cuanto que los grupos de la derecha y de la izquierda tendrían muy difícil oponerse a lo que han pactado los empresarios y los sindicatos.

El ministro de Trabajo, Celestino Corbacho, se reunió el jueves con Carles Campuzano (CiU); esta semana con Emilio Olabarría (PNV) y ayer con Joan Ridao (ERC).

También ha mantenido contactos con Coalición Canaria y, por el momento, ha visto al menos la disposición de estos grupos a negociar una reforma del mercado laboral. Algunos como CiU, a falta de conocer los términos exactos del decreto, comparten algunos aspectos como la extensión del contrato con 33 días de indemnización, el modelo alemán de reducción de jornada y la simplificación de las causas objetivas de despido, entre otras.

Esta vez el Gobierno no presentará a los grupos un texto de decreto ya concluido, como hizo con el plan de recorte, sino que acepta negociar con los grupos el articulado, si es que no hay acuerdo con los agentes sociales. Según adelantó Corbacho a Ridao ayer mismo, la voluntad del Gobierno es mantener la negociación con sindicatos y patronal hasta el mismo fin de semana y el lunes empezar el diálogo con los grupos con los que puede coincidir en la votación de convalidación. Y esta vez el Gobierno ve más posibilidades de acuerdo, para no convalidar el decreto por un solo voto y en solitario, si no se alcanza un pacto con los agentes sociales. No obstante, CiU y CC han advertido al Gobierno que esta vez ya no puede abusar de su abstención para facilitar la aprobación. Que votan a favor porque compartan el texto o en contra si no lo pactan, pero ya no hay posibilidad de abstenciones responsables. El PNV, sin embargo, considera que la abstención sigue siendo una opción razonable "si no se comparte todo pero sí algunas partes", señaló el portavoz parlamentario Josu Erkoreka..

Respecto al PP, el propio Zapatero aseguró en los pasillos del Congreso que piensa informar a Mariano Rajoy, pero añadió lacónico: "Ya sabe lo que tiene que saber".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 10 de junio de 2010