Los científicos europeos urgen un empujón hacia la excelencia

El Consejo de Investigación denuncia la resistencia de los políticos a invertir si no logran resultados inmediatos - El ejemplo a seguir es Estados Unidos

En una situación de crisis como la actual, y cuando lo que está en cuestión son las inversiones dedicadas a la investigación, cualquier esfuerzo para mejorarlas, o por lo menos preservarlas, no es en vano. Así lo ha entendido el Consejo Europeo de Investigación (ERC , según sus siglas en inglés), una agencia dirigida por científicos fundada en 2007 dentro del 7º Programa Marco de Investigación. En su última reunión, celebrada recientemente en Barcelona, ha actuado de portavoz de la comunidad científica europea, que ha sacado todo su músculo para tratar de hacer ver a los burócratas de Bruselas y de los Estados miembros la necesidad de seguir la vía de éxito que puede situar a Europa en la misma liga que juega Estados Unidos: la de la excelencia científica. Consolidar el ERC como una estructura fija de financiación científica que solo tenga en cuenta la excelencia y no la nacionalidad es ahora el objetivo para disponer de un instrumento de política científica a escala europea.

La presidenta del Consejo alerta de la fuga de cerebros

Más información

Europa tiene las de perder si, hoy por hoy, se compara con Estados Unidos. No es ninguna casualidad que aproximadamente el 85% de los Premios Nobel de Ciencias los ganen personas que investigan allí, como mencionó en la reunión Iain Mattaj, director del prestigioso Laboratorio Europeo de Biología Molecular (EMBL) . "Muchos son científicos originarios de otros países", recordó.

Según Helga Nowotny, presidenta del ERC desde el 1 de marzo, cuando tiene que hablar con los ministros de Economía europeos sobre el desarrollo de la ciencia solo hay un argumento que les convence para invertir en investigación básica: "Mostrarles resultados". El problema de la investigación de frontera [avanzada], añadió Nowotny, es que no se pueden mostrar resultados dentro de periodos cortos de tiempo. "Por este motivo, una de las misiones educativas de la comunidad científica es hablar con los políticos y hacerles ver claramente que la investigación representa consumir largos periodos de tiempo. Lo podemos demostrar con muchos ejemplos históricos. Solo hay que ver cómo el alto nivel de innovación tecnológica que disfrutamos hoy en día se debe a ciencia básica desarrollada hace 30 y hasta hace 50 años; sin ella no hubiéramos llegado a ninguna parte".

Al mismo tiempo, Nowotny recomienda que los organismos científicos funcionen de una manera más pragmática, con grupos de trabajo que estén estrechamente relacionados con la industria. "Debemos aprender la lección de Estados Unidos, que ha funcionado mucho mejor, en general, que Europa a la hora de captar recursos financieros para la ciencia básica y en el contacto con la industria, que puede aprovechar los resultados de esas investigaciones".

"¿Por qué algunos países no tienen éxito para obtener subvenciones del ERC?", se pregunta Mattaj. "Porque los buenos científicos de esos países se marchan a instituciones más atractivas de países con mayor potencia investigadora. En cambio, muchos de los que pasan por el EMBL quieren volver a sus países pero no pueden desarrollar su carrera científica. España, por ejemplo, siempre ha tenido excelentes investigadores, pero en las últimas dos décadas y media se han realizado ingentes inversiones en nuevas instituciones e infraestructuras que han convertido a España en un lugar muy atractivo para que, tanto españoles como extranjeros, desarrollen parte de su carrera científica. Esto se refleja muy bien en Cataluña, por la elevada proporción de proyectos obtenidos".

Andreu Mas-Colell, antiguo responsable de la política científica en Cataluña y secretario general del ERC, cree que, en esta situación de crisis económica, el mensaje tiene que ser claro: "Tenemos que decir a la Unión Europea que apoye la investigación básica".

La Comisión Europea está absolutamente comprometida con la autonomía del ERC y la independencia de su consejo científico para la toma de decisiones, aseguró su representante, Waldemar Kütt. Fotis Kafatos, primer presidente del ERC, que dejó el cargo antes de tiempo "para dedicar más tiempo a la investigación", argumentó que "el organismo debe consolidarse como una institución permanente, aunque tradicionalmente la Comisión Europea siempre haya pensado en la continua reconstrucción de las infraestructuras científicas".

Lars Walloe, de la Academia Europea, dio la visión de los científicos sobre el ERC y dijo que habían sido muy bienvenidas en la comunidad científica sus subvenciones. Este entusiasmo no ha sido compartido, o al menos al mismo nivel, por los políticos y burócratas, europeos o de los organismos nacionales de investigación.Más de 900 científicos y universitarios de instituciones españolas reivindican el pensamiento crítico en un manifiesto que presentan hoy en Madrid, en un acto que se celebrará en el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC).

Un financiador continental

- Hasta la fecha, el Consejo Europeo de Investigación (ERC) ha financiado 1.069 proyectos a jóvenes científicos y a investigadores consolidados. Su presupuesto para los primeros siete años de actividad asciende a 7.500 millones de euros.

- El 24 de junio celebrará en Múnich (Alemania) la entrega del proyecto número 1.000, concedido a Erika von Mutius.

- Dado que el mercado europeo es similar al de Estados Unidos, el ERC se concibe como una herramienta básica para consolidar el Espacio Común de Investigación

- El modelo lineal de investigación (de la invención a la innovación) imperante en EE UU no se puede aplicar en países pequeños y medianos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0009, 09 de junio de 2010.

Lo más visto en...

Top 50