Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El alcalde de Cervera echa a un socio en plena polémica por el padrón

La moción aprobada esta semana por el Ayuntamiento de Cervera (Segarra), que insta al Consistorio a denunciar a los inmigrantes en situación irregular que se inscriben en el padrón, ha sido el detonante de la ruptura del equipo de gobierno, formado por cinco fuerzas políticas. El PSC, Solucions i Futur (SiF), ERC -con dos concejales cada uno-, Independents per la Segarra y el PP, con un solo concejal, son los partidos que gobernaban hasta ahora.

El alcalde, Joan Valldaura (PSC), relevó ayer a los dos concejales del grupo independiente SiF, que votaron a favor de la iniciativa. El gobierno se ha quedado en minoría, con seis ediles frente a los siete de la oposición. Sin embargo, no adoptó la misma medida con el PP, que fue el partido que presentó la moción, finalmente, aprobada con los votos de CiU y de Partit per Catalunya, una escisión de Plataforma per Catalunya, las dos últimas de carácter xenófobo.

Valldaura lamentó la situación de minoría del Consistorio y explicó que la expulsión de los dos concejales no se ha debido a su apoyo a la polémica moción, sino a la falta de respeto institucional de los dos concejales de Solucions i Futur.

"Se trata de pérdida de confianza", explicó, y se justificó en que uno de los concejales de SiF había escrito varias cartas en los periódicos acusando al alcalde de "actuar de forma dictatorial". "Le habíamos pedido que rectificara y terminó el plazo sin que lo hiciera", señaló Valldaura. El origen de las discrepancias fue el plan urbanístico y la contratación de un secretario municipal sin contar con la opinión del grupo independiente.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 5 de junio de 2010