Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un funcionario destituido por Parlon acusa a la alcaldesa de mentir

Albert Gadea se opuso a la trama, según consta en el sumario del 'caso Pretoria'

La alcaldesa de Santa Coloma, Núria Parlon (PSC), "miente". Con tan contundente tesis empieza Albert Gadea una carta enviada a la alcaldesa que lo destituyó. Gadea fue director gerente de planificación y recursos durante el mandato de Bartomeu Muñoz, ex alcalde socialista imputado por el caso Pretoria. La primera decisión de Parlon, que sustituyó a Muñoz tras la detención de este, fue despedir a Gadea y a dos cargos de confianza del alcalde al juzgar que las irregularidades en el Ayuntamiento no eran sólo obra de Muñoz. La alcaldesa se reafirmó ayer sobre su proceder en un comunicado. Pero las evidencias de Parlon solo valen para Gadea, quien, según la investigación, fue el único de los tres destituidos que obstaculizó algunas de las operaciones del ex alcalde.

El tripartito cree que Mas quiere un fiscalizador a medida

En cambio, Parlon repescó a los otros dos cargos de confianza de Muñoz, Pascual Vela y Lluís Falcón. Los recolocó en el Ayuntamiento pese a estar imputados por la Audiencia Nacional y el sumario da cuenta de evidencias que los relacionan con las irregularidades de Muñoz. Parlon celebró que la nueva organización municipal -que incluye flamantes cargos para los imputados-, permite al Ayuntamiento de Santa Coloma "orientar el futuro".

Gadea, el único de los despedidos que no ha vuelto al Ayuntamiento, se rearmó con las revelaciones del sumario. "Parece que lo que para usted es evidente ya no lo es tanto. ¿O no dice el sumario con suficiente claridad que yo me opuse y denuncié las irregularidades?", se defiende Gadea. En su carta insinúa que con sus justificaciones Parlon se autoinculpa de favorecer la trama corrupta: la alcaldesa argumentó el cese "de personas que trabajaban ejecutando las obras" de Bartomeu Muñoz. Gadea recordó que Parlon también trabajaba codo con codo con el ex alcalde: "Que yo sepa, había un decreto de delegaciones que usted intentaba ejecutar diligentemente, pese a mi rotunda oposición. ¿Quiere dar a entender que usted no tiene nada que ver?"

La carta de Gadea rebate otra afirmación que Parlon hizo ayer. La alcaldesa reivindica el despido de Gadea y el relevo de la interventora Maite Carol, que, según la investigación, fue quien más hizo para frenar las irregularidades. Carol, dice Parlon, no tiene la titulación para el cargo. Gadea la acusa, nuevamente, de mentir.

El presidente de la Diputación de Barcelona, Antoni Fogué (PCVS, negó ayer haber dado trato de favor a la trama corrupta. Fogue aseguró que la cita para cenar que Luigi, cerebro de la red, tenía concertada con él, nunca se llegó a concretar.

ERC e ICV dan marcha atrás

El órdago de Esquerra e Iniciativa per Catalunya hacia los consejeros Antoni Castells y Joaquim Nadal exigiéndoles explicaciones en el Parlament por el caso Pretoria no duró ni 24 horas. Los dos socios del Partit dels Socialistes de Catalunya se dieron ayer por satisfechos con las explicaciones dadas por los consejeros Antoni Castells y Joaquim Nadal y aclararon que no es necesario que comparezcan en el Parlament. ERC e ICV se pronunciaron así después de que ambos consejeros aprovecharan la conferencia de prensa tras el Consell Executiu para reiterar su inocencia y asegurar que el Gobierno catalán no sucumbió en ningún caso a las presiones de la red corrupta.

Castells y Nadal reiteraron que el sumario del caso Pretoria refleja su "intachable", "meridiano" y "cristalino" comportamiento. "Si alguien tiene un ánimo insidioso, es lamentable", afirmó Castells. El titular de Economía explicó que su única implicación fue la de rechazar la compra de un edificio propuesto por la inmobiliaria Espais y Nadal agregó que recibe al año a cientos de personas que quieren la adjudicación de más obras o acelerar trámites de urbanismo. "Pueden pedir, pero la única frontera que no se puede pasar es la del imperio de la ley", afirmó.

Fuentes del Gobierno catalán seguraron que el enfado de Castells y Nadal con sus socios no se exteriorizó en la reunión del Gobierno. Las desavenencias las solucionaron antes por mediación del presidente José Montilla. De hecho, este se dejó fotografiar tras la reunión con los dos consejeros como muestra de confianza hacia su gestión.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 2 de junio de 2010

Más información