Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Feria de San Isidro | 24º y último festejo | La lidia

El ganadero Adolfo Martín retira todos sus toros

La ausencia, voluntaria, de Victorino Martín en San Isidro, traspasó a su primo Adolfo Martín toda la responsabilidad del encaste Albaserrada. El fin de feria torista este año quedó en pequeño postre frustrado cuando Adolfo Martín, con toros de similar procedencia que Victorino pero criterio propio en la selección, decidió retirar la corrida.

Durante la feria varios encierros no se han lidiado completos. Al margen del baile de corrales en la corrida de la Asociación de la Prensa, la afición anda escamada porque en las corridas de Los Bayones, Martelilla, Bañuelos y Palha se aprobaron justo cuatro toros, el número exacto indicado en el reglamento para que la empresa no tenga que devolver el importe de la entrada a quien lo deseara. Este sábado, el que quiso pudo recuperar el dinero de su entrada; se cambió la corrida por completo. El aliciente eran los toros criados en Escurial. De seis reses solo dos fueron aprobadas inicialmente. El ganadero trajo del campo hasta 10 ejemplares. Harto de los líos en los reconocimientos y con la moral por los suelos, Adolfo Martín ha hecho lo que ningún otro compañero se atrevió a hacer: llevarse la corrida de vuelta a la finca.

La empresa había revisado la corrida varias veces durante el invierno

El ganadero, reticente a hablar, no encuentra razones para rechazar una corrida con cinco años cumplidos. El trapío, una palabra con definición objetiva pendiente y que se relaciona con el tipo de cada encaste, tiene la culpa. Sin embargo, no encaja que se rechacen tanto toros cuando los veedores de la empresa han revisado y reseñado la corrida varias veces durante el invierno. En Internet se multiplican los comentarios a fotografías de los toros por su imponente presentación.

Tras dos noches sin conciliar el sueño y su profesionalidad herida, el criador tomó la decisión: "Lo siento por la afición, de corazón, pero este disgusto no me lo quita nadie", explica un señor al que toda la plaza trata como un vecino de abono más y conoce por su nombre. "Me da tanta vergüenza que voy a tardar una buena temporada en ir a la plaza", dice.

Taurodelta, empresa que gestiona Las Ventas, trajo en su lugar una corrida del Marqués de Domecq, así como recambios de Guardiola Fantoni y El Sierro.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 30 de mayo de 2010