Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

'Narcos' con placa de 'mossos'

Desarticulado un grupo que vendía droga en el Maresme con un emblema de la policía catalana - El distintivo fue robado a una agente en Girona

En una banda de delincuentes nunca sobra una placa oficial de policía para lucirla cuando hay que intimidar a un adversario o las cosas se ponen feas. Es lo que tenía el líder de una red de narcotraficantes del Maresme, que utilizaba la placa de una mossa d'esquadra a la que se la robaron en un descuido. El Cuerpo Nacional de Policía (CNP) ha arrestado al hombre y a otras cinco personas por distribuir droga en Mataró y otros municipios del Maresme.

¿Qué hacía una placa policial en un piso de narcos? Según fuentes de la investigación, fue sustraída a una agente de los Mossos en un local de Girona. Aprovechando un descuido, una persona hurtó el bolso de la mossa, donde esta había guardado la placa. Los funcionarios policiales están obligados a custodiar debidamente su placa y su arma reglamentaria, y el régimen disciplinario de la policía autonómica castiga severamente estas pérdidas.

Detenidos 15 traficantes en otra operación en el Vallès Occidental

Los investigadores no han podido determinar si el ladrón del bolso pertenecía a la banda de narcos o sólo mantenía una relación indirecta con ellos. El caso es que la placa llegó de Girona a Mataró. Según fuentes del caso, el hombre exhibió el emblema en diversas ocasiones en las que se vio implicado en peleas en locales de ocio nocturno de Mataró. Las mismas fuentes precisaron que no se sabe si llegó a utilizarla para traficar con droga.

En los registros del Maresme, que la policía realizó en Mataró, Caldes d'Estrac y Sant Vicenç de Montalt, además de Barcelona, fueron intervenidos 250 gramos de cocaína y 100 de hachís, 18.000 euros y una pistola semiautomática de nueve milímetros con munición.

En otra operación similar en el Vallès Occidental, la policía ha arrestado a 15 personas por los mismos delitos. La sede operativa de un grupo organizado dedicado a distribuir y vender droga estaba en torno al municipio de Barberà del Vallès. Su máximo responsable se encargaba de adquirir, almacenar y facilitar la droga a los vendedores finales. Cada uno de estos camellos recibía cierta cantidad en función del peso que tenía en el seno de la organización. Además de los 15 detenidos, los agentes intervinieron 2,5 kilos de cocaína, 5,5 kilos de hachís, 200 gramos de marihuana y 5.500 euros en efectivo.

Las investigaciones que han destapado este punto negro de venta de droga en el Vallès comenzaron en septiembre. Tras meses de observación, la policía tiró del hilo y detectó que una serie de vendedores de droga de la comarca adquirían cocaína de la misma fuente, un grupo bien organizado que funcionaba de forma piramidal: su máximo responsable era un ciudadano de nacionalidad colombiana que disponía de dos personas de su máxima confianza. De hecho, estos dos lugartenientes eran quienes mantenían las relaciones con los vendedores dedicados al menudeo.

La detención de una mujer en el puesto fronterizo de La Jonquera, el pasado mes de abril, permitió desarrollar la operación. La mujer, que reside en Italia, escondía 50 gramos de cocaína en un envoltorio de forma cilíndrica que llevaba oculto en la vagina. Su tarea era transportar la cocaína hasta Italia, donde esta droga tiene una cotización más elevada en el mercado negro.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 30 de mayo de 2010