'Pretorianos' a comisión

El frustrado acoso a Montilla

La trama intentó por todos los medios acceder al presidente para pedirle favores

El objetivo era llegar a José Montilla, al precio que fuera. La trama corrupta encabezada por el ex diputado del PSC Luis García y los dos ex dirigentes de CiU Macià Alavedra y Lluís Prenafeta llegó a tener verdadera obsesión por hablar cara a cara con el presidente de la Generalitat. Según revela el sumario, tenían ciertas esperanzas de que el presidente les ayudara en la operación de compraventa de un edificio en la avenida Diagonal donde instalar la sede del Departamento de Acción Social. La operación se frustró, pero los documentos revelan cómo se las apañaron los tres para mover todos los hilos posibles alrededor del presidente.

Lo intentaron a través de su partido, el PSC; de sus colaboradores más directos en el Departamento de Presidencia, y del Departamento de Economía. En una de las libretas intervenidas en el despacho de Lluís Prenafeta hay una lista de contactos para acercarse al presidente de la Generalitat. La trama corrupta la diseñó tras constatar que ni la consejera de Acción Social, Carme Capdevila, ni el consejero de Economía, Antoni Castells, habían respondido a sus múltiples ofertas de venta del edificio en cuestión.

Más información
Pretoria se extiende por el Barcelonès
Montilla 'descontamina' a sus consejeros de la trama Pretoria y carga contra la prensa
Nadal y Castells aluden a su honestidad

En primer lugar piensan recurrir a Quim Llach, que fue secretario de Finanzas del PSC y presidente del patronato del parque nacional de Aigüestortes. También proponen una reunión con Martí Carnicer, secretario general del Departamento de Economía, y con José Zaragoza, secretario de Organización del PSC y mano derecha de Montilla en el partido. También Isaías Taboas, secretario general de la Presidencia, figura en la lista de posibles reuniones, así como el asesor del presidente Ciriaco Hidalgo. No hay pruebas de la existencia de estas reuniones. Solo una nota indica que uno de los contactos, con Isaías Taboas, pudo producirse. "Lo mirará de hacer este sábado después de la reunión", dice la nota sobre Taboas. Con todo, añade que difícilmente se logrará que Montilla dé marcha atrás a la decisión tomada por sus dos consejeros. "No creo que Presidencia pueda imponer una ubicación en una consejería", dice la nota manuscrita. "No es el estilo del presi", concluye.

Desechada esta opción, la trama propone otras reuniones, en este caso con el secretario general de Medio Ambiente, Eduard Pallejà, y de nuevo con Martí Carnicer.

También Artur Mas tuvo que salir al paso de las repetidas referencias de la trama corrupta a su persona en el sumario. El líder nacionalista alardeó ayer de que ningún dirigente en ejercicio de su partido está implicado en la trama y aseguró que él se limitó a atender una llamada de Macià Alavedra, quien le pedía el contacto de una concejal de Convergència i Unió de Cerdanyola que se oponía a un proyecto urbanístico impulsado por la trama corrupta. "Me limité a darle un teléfono, esto no es delito", dijo Mas.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Con todo, el sumario hace abundantes referencias al líder nacionalista que este no explicó. Por ejemplo, en la misma libreta de Prenafeta donde constan los intentos para llegar a Montilla también aparece Mas. En este caso, la cita con el líder nacionalista hasta parece tener fecha "Artur Mas 3/7 Miércoles cena", dice una escueta anotación. Prenafeta vuelve a dirigirse a Artur Mas posteriormente pidiéndole reunirse con un "controvertido" amigo suyo de Terrassa que posteriormente es identificado como Manuel Lao, el presidente de Cirsa. Con él confían "facilitar las cosas". Posteriormente a Mas se le propone otra reunión. En este caso se trata de alguien llamado Isaac, posiblemente Isaac Lahuerta, ejecutivo de la empresa Cirsa.

Los consejeros Joaquim Nadal y Antoni Castells ayer en el Parlament.
Los consejeros Joaquim Nadal y Antoni Castells ayer en el Parlament.CARLES RIBAS

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Miquel Noguer

Es director de la edición Cataluña de EL PAÍS, donde ha desarrollado la mayor parte de su carrera profesional. Licenciado en Periodismo por la Universidad Autónoma de Barcelona, ha trabajado en la redacción de Barcelona en Sociedad y Política, posición desde la que ha cubierto buena parte de los acontecimientos del proceso soberanista.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS