Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
La reestructuración del sector financiero

Uniones en la mitad del sector

El acuerdo para la unión de la CAM, Cajastur, Caja Extremadura y Caja Cantabria es la mayor de las integraciones anunciadas hasta ahora en el sector de cajas. El proceso de concentración se ha ido extendiendo y afecta ya de modo directo a 22 de las 45 cajas que había en España al comenzar el año, y eso sin contar algunas negociaciones en marcha que todavía no han cristalizado en acuerdos.

Si ninguna de las operaciones anunciada se rompe, los procesos de inegración en marcha reducirán ya en un tercio el número de entidades efectivas, aunque algunas de las implicadas conserven su marca y su personalidad jurídica.

El grado de avance de las fusiones es diverso. Las uniones de Unicaja con Caja Jaén y las dos fusiones de cajas catalanas ya tienen las bendiciones de sus asambleas. Caixa Cataluya, Caixa Tarragona y Caixa Manresa han pedido al Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) 1.250 millones. Las cajas comarcales de Terrrassa, Sabadell y Manlleu, bautizadas como Unnim, quieren 380 millones. En un par de semanas, Cajasol y Caja Guadalajara deben aprobar la absorción de la segunda por la primera.

Entre las fusiones virtuales, la más avanzada es la de Banca cívica (Caja Navarra, Caja Canarias y Caja Burgos), a la que podrían sumarse Caja Ávila y Caja Segovia. Hay otras operaciones que se están negociando.

También hay acuerdo de los consejos para la fusión plena de Caja Duero y Caja España, que han pedido 525 millones al FROB, y la de Caixa Galicia con Caixanova. El Banco de España quiere que antes de final de junio esté cerrado el mapa de esta primera oleada de fusiones de cajas de ahorros.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 25 de mayo de 2010