Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:LAURA CHINCHILLA | Presidenta de Costa Rica

"Acabaré rezándome todos los rosarios"

Pregunta. Estrena cargo. Y, aunque ha habido varias presidentas en América Latina -Chamorro, Moscoso, Fernández-, usted y Bachelet han sido las únicas no aupadas por un marido potente.

Respuesta. Pero hemos sido aupadas por pueblos potentes, que han logrado entender que es una cuestión de oportunidades, tanto para mujeres como para hombres.

P. A no ser que Óscar Arias fuera su cónyuge político...

R. En absoluto. Don Óscar Arias ha sido un gran inspirador en mi vida, un maestro. Pero el camino me lo hice solita.

P. ¿Matará al padre, en plan Freud?

R. Cuando no tenemos complejos, y entendemos bien el rol que han jugado algunos de nuestros mentores, no tenemos por qué incurrir en ese tipo de actos asesinos.

P. Hablan de su capacidad de persuasión. ¿No podría decirle a Chávez que pare un poquito?

R. Bueno, es que no me correspondería de todas maneras a mí [ríe].

P. ¿Ha conocido a alguien más fascinante que Zapatero?

R. He conocido a muchas personas fascinantes en la vida.

P. ¿Y a Zapatero cómo lo ve?

R. Me parece un hombre valiente. Gobernar no es solamente ponerse al frente en las épocas de bonanza, sino también en las de mayor dificultad.

P. Ha iniciado su intervención ante los periodistas hablando del jamón, del queso manchego y del vino. Veo que tiene claras las prioridades en su relación con España.

R. Empezando por la gastronomía. Mi esposo dice que me enamoró por su cuchara. Cocina muy bien.

P. Lo primero que llevó al despacho fue un cofre lleno de rosarios que le regalaron en la campaña. ¿Se los va a rezar todos?

R. Mire, el poder supone tantas cosas complejas que estoy casi segura de que acabaré rezándome todos los rosarios en los próximos cuatro años.

P. ¿A qué mandatario de América Latina dedicaría los misterios dolorosos?

R. En América Latina creo que ninguno se los merece.

P. ¿Y los gozosos?

R. Los gozosos se los rezaría a todos, para poder tener fortuna de alguna manera.

P. Dice que a la Virgen de los Ángeles le va a asignar un espacio propio durante su Gobierno. ¿En qué cartera la ve más competente?

R. Sin lugar a dudas, queremos que esté irradiando para todo Costa Rica desde alguna capillita en la casa presidencial.

P. ¿Podría ser vicepresidenta?

R. No creo que quiera meterse en cosas tan terrenales.

P. Leo que sus ministros son muy aficionados a libros de autoayuda. ¿Qué les hace?

R. Por lo menos, es una medida barata. Me parece que lo más preocupante será cuando empiecen a contratar psicólogos.

P. Su país no tiene ejército, lo cual, dice, "es nuestra principal garantía contra los golpes de Estado". ¿Los militares sobran?

R. Creo que en algunos países sobran. Y en otros, por lo menos los están empezando a utilizar en cosas mucho más provechosas para sus pueblos.

P. Presume de que en Costa Rica hay industria aeroespacial sin militares. ¿Es complicado?

R. En absoluto. Sin militares las cosas son más sencillas.

P. Cerró su campaña de rodillas ante la Virgen. Pero convivió con su pareja sin casarse y tuvo un hijo. ¿Alguna contradicción?

R. No, porque lo que rescato de la religión, que es muy importante en mi vida, son valores esenciales. Pero soy muy respetuosa con la forma en que cada quien quiera organizarse su vida privada.

P. Se declara "socialdemócrata flexible". ¿Mucho gimnasio?

R. Los gimnasios siempre son buenos, aunque desgraciadamente yo me conformo en este momento con caminar y hacer un poquito de yoga. Pero quiero decir que no creo en las ideologías y doctrinas políticas como camisas de fuerza.

P. No al aborto, no a las bodas gays, no a la píldora del día después, catolicismo como religión oficial... Se dice progresista. ¿No se habrá equivocado de adjetivo?

R. Uno puede ser progresista en la política social, pero abogar por una serie de causas en el ámbito de las manifestaciones individuales.

P. Hace unos días, cuando su toma de posesión, desayunó con el príncipe Felipe. ¿Lo adoptaría?

R. Es demasiado grande como para que entre por las puertas de mi casa [risas]. Pero le queremos muchísimo en Costa Rica.

P. "Las mujeres vivimos entre dos mundos, el de la Cenicienta y el de la princesa". ¿Dónde deja a Blancanieves?

R. Quizás es que la Cenicienta fue mi cuento preferido. Le tengo mucho miedo a las brujas, y el cuento de Blancanieves me horroriza. No quiero brujas en mi vida.

P. Mire que casarse con un español... ¿No encontró nada en Costa Rica?

R. [Ríe] Él me fue a buscar.

Perfil

Tiene 51 años y un hijo, y se muestra risueña, desenvuelta y segura. Habla sin complejos incluso del bótox que se pone -"Eso sí, que no me metan el bisturí"-, y dice que le fascinan los cuentos de hadas y de gnomos. Disfruta tumbada en su casa con su marido, su hijo y una copita de vino. Entre sus mayores preocupaciones están el narcotráfico y la violencia. Ya no hace natación y ciclismo, pero sabe que ahora tendrá mucho que pedalear.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 23 de mayo de 2010

Más información