Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Danays pierde el brazo izquierdo por un rechazo del reimplante

Los médicos retiran la extremidad a la artista ciega accidentada en el metro - Sus amigos celebran un concierto homenaje para recaudar fondos

"Sigue viva y podrá cantar". Los amigos de Danays Bautista, la artista cubana ciega que el lunes cayó entre dos vagones del metro, se aferraban a la parte buena de una mala noticia: la guitarrista ha perdido el brazo izquierdo que le fue cercenado en el accidente y que los médicos intentaron reimplantarle. Los especialistas del hospital Gregorio Marañón se lo amputaron definitivamente ayer tras la última de al menos tres operaciones a las que Danays fue sometida en solo 72 horas, para intentar salvarlo.

La mujer, de 37 años, seguía ayer ingresada en reanimación y en estado "grave", según el último parte médico difundido por la tarde, en el que se explica que "se encuentra sedada, con ventilación mecánica y estable hemodinámicamente" tras haber recibido "una importante transfusión de sangre".

La primera intervención, que duró 13 horas entre el lunes y la madrugada del martes, sirvió para reimplantarle el brazo. El responsable de la Unidad de Cirugía de Manos del Gregorio Marañón, Miguel del Cerro, explicó el miércoles a la prensa que el corte por aplastamiento que ella había sufrido a la altura del hombro era uno de los que tenían peor pronóstico. También advirtió de que las primeras 72 horas eran las más críticas. Mientras el facultativo ofrecía estas explicaciones, la mujer volvía al quirófano, después de sufrir una obstrucción en las venas que impedía que la sangre llegara a los dedos.

Danays Bautista tenía el lunes una cita en Puerta de Toledo para tramitar su DNI. Pero no llegó. A las 11.50, la mujer cayó entre el tercer y cuarto vagón del tren en la estación de Nueva Numancia (línea 1), la que hay más cerca de su casa. La guitarrista fue uno de los últimos viajeros en intentar acceder al convoy. Tras caer entre los vagones, un viajero logró accionar el freno de emergencia pocos metros después de la partida. Pero el convoy ya había segado el brazo izquierdo de la artista, que también sufrió un traumatismo torácico. Varios viajeros saltaron a la vía para intentar rescatarla.

La guitarrista, también cantante y compositora, comenzó su relación con la música en la adolescencia, tras quedar ciega a consecuencia de un accidente. Aprendió a tocar la guitarra con el sistema braille, según explican personas próximas a ella."Quiero decirle desde aquí a Danays que Santa Cecilia [la patrona de la música] no la va a abandonar, nunca la música la va a abandonar". Madelín Espinosa, percusionista y amiga de la artista cubana es de las primeras en llegar a la asociación cultural Yemayá, donde el concierto homenaje a la guitarrista accidentada tarda en arrancar.

Decenas de músicos pasaron anoche por la sala, en la calle de Calatrava (Latina), en un concierto que sirvió como homenaje y para recaudar fondos para comprar los billetes de avión a la madre y a la hermana de la guitarrista, que viven en La Habana. Pilar Zulmen, directora de la asociación, explica que ya han hablado con el cónsul español en La Habana. "Se ofreció rápidamente y sin que nadie se lo pidiera a tramitar los visados en el mismo momento en el que se los pidan para que vengan lo antes posible", señala.

La sala, con suelo de madera, es un continuo transitar de gente: músicos dispuestos a tocar y también bastantes vecinos que llegan desde distintos puntos de la ciudad para solidarizarse con Danays. Como Antonio Almodóvar, un residente en Moncloa de unos 60 años que ha seguido la historia de Danays por los periódicos. Deja su donativo y se marcha sin esperar al concierto. "Sólo venimos a apoyar", cuenta antes de salir del local del brazo de su esposa.

El entorno más cercano de la artista no tuvo fuerzas para acercarse anoche a la sala, después de conocer que la guitarrista ha perdido definitivamente el brazo. "Quiero mandarle un beso a Vicky, a Mami y a Lien, que han estado en el hospital apoyándola, ellas son su familia aquí", pide la percusionista Madelín.

Al inicio de la estancia, donde empiezan a sonar los primeros acordes a las nueve de la noche, hay una pancarta blanca para dejar mensajes de apoyo. "Danays, tu concierto va..", está escrito en la cabecera. Julio Fowler, que inicia el concierto con un tema titulado Para ser feliz, escribe el primer mensaje: "La vida está hecha a la medida de tu coraje. Ánimo mulata linda, que no pare tu música ni tu voz". El músico brasileño Gladston Galiza, que fue quien invitó a Danays a trasladarse a España, coge la guitarra para tocar una sola canción, un tema propio que a ella le encanta, explica. No quiere hacer más declaraciones. Kesya, también brasileña y conocida de Danays, se ha acercado con él al concierto: "Es una historia muy trágica y hay que apoyar, esto duele en el alma".

La sala, con aforo para 50 personas, se llena pronto. Tenía que haber sido el concierto de Danays, ahora es para ella. La cantante Yani Martínez cuenta que estuvieron el domingo ensayando juntas, uno de sus proyectos era montar un nuevo grupo. Describe a la artista como una mujer "talentosa, muy linda, con un tacto impresionante". "Lo que ha ocurrido es muy injusto", se lamenta en la calle, entre las puertas del bar y de la sala, ambos llenos.

"La admiro por su música y la envidio por su potencial, oírla es como escuchar a Stevie Wonder en cubano", describe Luis Barbería, músico cubano, que también interpreta varios temas en un escenario cada vez más cercado por el público. Él también ha dejado un mensaje en el cartel de la entrada: "Danays, la cosa no termina aquí. Tu música se hará más fuerte".

Danays en España había dado conciertos en distintas salas -el primero en Yemayá, la misma donde ayer le hicieron un homenaje y debía haber estado ella sobre el escenario- e incluso actuó en el metro. Por Internet circula una grabación suya en la estación de Bilbao y otras en salas madrileñas, como la sala Clamores, o festivales como el de Ellas Crean en su edición de este año.

Allí tenía prevista para una actuación Danays. Los fondos recaudados en el recital servirán para pagar el billete a España de la madre y la hermana de la guitarrista, que viven en Cuba.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 21 de mayo de 2010