Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Brasil, el nuevo líder global

González: "Se incuba la próxima crisis"

El ex presidente cree que el futuro de Europa está amenazado

El ex presidente del Gobierno Felipe González advirtió ayer, durante su intervención en las jornadas Brasil, alianza para la nueva economía, de los peligros que acechan a una Europa anquilosada, que no ha sabido responder con las necesarias reformas a la globalización y sobre la que la demografía pesa como una losa. "Si no se corrigen los factores que han provocado la crisis en el sistema financiero, y no se han corregido, podemos estar incubando la siguiente crisis" aseguró. Un asunto serio, porque en el futuro, explicó "no habrá epidemia financiera que no se convierta en pandemia".

Esa crisis, que en opinión de González no ha pasado -"estamos en la postrecesión, pero no estoy seguro que estemos en la poscrisis"- dijo, requiere la adopción urgente de medidas. Entre ellas, explicó, una nueva regulación del sistema financiero que debe ser impulsada por los países del G-20.

"La crisis" que a diferencia de otras anteriores "ha nacido en los países centrales y ha contaminado al resto", continuó, "es un parteaguas de la historia y lo que se ve con claridad es que el mundo se está configurando de manera diferente". En ese contexto el ex presidente destacó cómo países antaño sacudidos por las turbulencias financieras -mencionó la situación de México en 1994, la de Brasil en 1999 y la de 2001 en Argentina- han resistido bien en esta ocasión. "América Latina, que podía haber ofrecido tres o cuatro másteres en crisis financieras, es la que mejor la ha soportado esta vez" concluyó.

Todo lo contrario que Europa, donde la pérdida de productividad, la ausencia de reformas, y la falta de adaptación a la globalización "amenaza el futuro de manera seria". González esgrimió números para apuntalar el argumento: "En 2050 habrá en Europa 70 millones de activos menos y 90 millones más de ciudadanos con derecho a pensión". Será una situación difícil de mantener. La cruz de una cara que bien puede estar representada por Brasil, donde la demografía juega a favor del desarrollo y donde, según destacó el ex presidente, "se ha avanzado en el primer factor de desarrollo que es la previsibilidad".

Un país previsible

"Brasil se ha convertido en un país previsible, con reglas que respeta y hace respetar internacionalmente" y está en condiciones de hacer frente a un futuro del que han desaparecido - "para siempre", enfatizó González- prácticas como la fijación de los precios de las materias primas por parte de los países industrializados.

González, que preside el grupo de sabios de la UE para reflexionar sobre el futuro del proyecto, ofreció un consejo al presidente brasileño Lula da Silva: apostar por la formación de capital humano en un contexto demográfico favorable. Brasil, concluyó González "está ganando en eficiencia y eficacia en su administración y una buena cooperación entre lo público y lo privado" y, como el resto de la región, "debería pensar más allá de las materias primas".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 20 de mayo de 2010