Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La huida más trágica

La parricida de Lloret se fugó en 2007 del Reino Unido con uno de los pederastas más buscados del país - La pareja vivía con los niños en un piso de Travessera de Gràcia - La mujer asfixió a los menores tras la detención del hombre hace 13 días

Lianne, la mujer acusada de asfixiar a sus dos hijos en Lloret de Mar, y Martin, el padre de una de las criaturas, detenido por pederasta, vivían discretamente en un piso de tres habitaciones del barrio del Guinardó, en Barcelona. Los vecinos habían visto a la mujer en varias ocasiones, pero las dificultades con el idioma (ella es inglesa) limitaban las conversaciones a "hola" y "adiós". De Martin, sin embargo, nadie sabe nada. El hombre llevaba dos años huido de la justicia británica y, según fuentes policiales, se había escondido en Barcelona con el consentimiento y la complicidad de Lianne, que le secundó en su huida y también abandonó el Reino Unido por las mismas fechas.

El asesinato de los dos menores ha conmocionado a la localidad de la Costa Brava. Según las primeras investigaciones, las víctimas -un bebé de 11 meses y una niña de cinco años- fueron asfixiadas por su madre con una bolsa de plástico en una habitación del hotel Miramar, en primera línea de mar. El supuesto parricidio adquirió ayer una dimensión aún más trágica cuando trascendió la identidad del padre: se trata del también británico Martin Anthony Smith, de 45 años, hasta hace dos semanas uno de los pederastas más buscados en su país.

Los Mossos d'Esquadra detuvieron el 7 de mayo a Martin en el piso, en la Travessera de Gràcia. Allí vivía y, por miedo a ser descubierto, apenas salía a la calle. Se desconoce si Lianne y Martin mantenían su relación sentimental o, por el contrario, permanecían juntos por conveniencia. El hombre se fugó a finales de 2007 del Reino Unido aprovechando un periodo de libertad bajo fianza. En su país está acusado de cometer 13 agresiones sexuales entre 1995 y 2005. Martin abusó reiteradamente, además, de una niña -que ahora tiene 20 años- de la que ejercía como padrastro. La víctima es hija de una mujer con la que el detenido había mantenido, años atrás, una relación. Poco antes de huir, Martin participó en un programa de televisión para hablar sobre extraterrestres y fenómenos paranormales.

Por aquel entonces, Lianne Ross-Smith -así aparece escrito su nombre en el buzón del 6º 1ª- también salió de la isla con la hija de ambos muerta en Lloret de Mar. Dónde estuvo la familia ese tiempo es una incógnita. Lo cierto es que, hace unos meses, los cuatro se instalaron en la vivienda del Guinardó. "Ella era educada y saludaba con una sonrisa cuando sacaba al bebé con el cochecito y a una niña", explicó una vecina del bloque, en el número 368 de la Travessera de Gràcia.

Medios ingleses sostienen que las autoridades británicas buscaban a los tres y que el bebé nació en la huida de la pareja. Martin formaba parte de una de las listas de los más buscados en el Reino Unido hasta que los Mossos le echaron el guante.

Aunque el núcleo familiar lo formaban Lianne, Martin y los niños, la mayor, de cinco años, no era hija biológica del presunto pederasta. El bebé de 11 meses fue concebido fuera del Reino Unido. El martes, coincidiendo con el doble asesinato, el juez de la Audiencia Nacional Ismael Moreno autorizó la extradición de Smith.

Lianne, de 43 años, confesó el crimen tras ser detenida en la habitación del hotel Miramar.Fuentes presenciales aseguraron que, en el momento de la detención, la mujer se encontraba fría y en estado de shock. La policía evaluará su salud mental, ya que podría sufrir algún trastorno psicológico.

Los Mossos investigan ahora el móvil del doble crimen, que podría estar relacionado con el arresto de Martin. Fuentes de la investigación señalaron que la mujer no supo cómo reaccionar ante el arresto del padre de uno de sus hijos y por ello cometió el acto. Medios británicos apuntaron que temía que le retirasen la custodia por ese motivo. Ella misma, en cualquier caso, fue la que avisó a la recepción del hotel Miramar de que algo les ocurría a sus hijos. Cuando los servicios sanitarios llegaron a la habitación 101, se encontraron los cadáveres sobre la cama.

Está previsto que la detenida pase mañana a disposición judicial. El Juzgado de Instrucción número 3 de Blanes decretó el martes el secreto del sumario. La policía autonómica no ha aclarado qué delito se le imputa a la madre. Los cadáveres de los menores se encuentran en el Instituto de Medicina Legal de Girona, a la espera de que se les practique la autopsia, que aclarará la causa de la muerte de los niños. También se comprobará si los pequeños padecieron abusos sexuales. La mujer tiene al menos dos hijos más con una anterior pareja.

Martin, por su parte, llegó ayer al tribunal de Carlisle, la capital del condado británico de Cumbria. La detención de Martin -que ocupaba el número 34 entre los 50 más buscados del país- ha tenido una enorme repercusión en los medios de comunicación de aquel condado, donde incluso detallan las negociaciones de las autoridades inglesas para llevarle al país. En Lloret de Mar, la muerte de las criaturas también ha levantado un gran revuelo y algunos periodistas de medios británicos incluso se hospedaron en el hotel Miramar.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 20 de mayo de 2010