Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El espionaje ruso asegura haber matado a los autores del atentado del metro de Moscú

Tres de los responsables de los atentados en el metro de Moscú han sido "exterminados" tras ofrecer "una encarnizada resistencia armada", según la versión que presentó ayer el jefe del Servicio Federal de Seguridad de Rusia (SFS), Alexandr Bórtnikov, al presidente Dmitri Medvédev. Cuarenta personas perecieron el 29 de marzo en el metro de Moscú a consecuencia de dos actos terroristas cometidos por dos mujeres suicidas procedentes de Daguestán (en el norte del Cáucaso).

Acompañado de Alexandr Bastrikin, el jefe del Comité de Investigador de la Fiscalía, Bórtnikov explicó al jefe del Estado que "por desgracia no se pudo capturar vivos" a "tres miembros de la banda". Las aseveraciones del jefe de los servicios de seguridad de Rusia no podían ser contrastadas con fuentes judiciales o de otras instituciones independientes. Tras escuchar a sus interlocutores, el presidente Medvédev "exigió exterminar a los terroristas que oponen resistencia al ser detenidos", según la agencia oficial Itar-Tass. "Sin piedad", remachó.

La situación en el norte del Cáucaso, donde operan bandas de islamistas radicales, sigue cobrándose vidas. Cinco personas murieron ayer en Daguestán, víctimas de una emboscada en el distrito de Sergokalin. Cuatro de los muertos eran miembros de una expedición de técnicos y policías que se dirigían hacia una torre de comunicaciones que fue objeto de un sabotaje la víspera. La quinta víctima era una mujer que casualmente se encontraba en el lugar del atentado.

La magnitud de la violencia en el sur de Rusia quedó patente en el informe divulgado por el fiscal general, Yuri Chaika, el pasado abril. Según ese documento, 1.263 personas, entre militares, policías y civiles, murieron víctimas de los grupos armados ilegales en el distrito federal del sur en 2009, lo que supuso un tercio más que en 2008.

El informe denunció, además, la práctica existente en Daguestán e Ingushetia, según la cual "se atribuían crímenes sin resolver a miembros de bandas que ya habían muerto, sin pruebas de que hubieran participado en ellos".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 14 de mayo de 2010