Análisis:Plan de choque de Zapatero | Los sindicatosAnálisis
i

Mercado versus democracia

Las medidas anunciadas por el presidente del Gobierno en el Congreso de los Diputados merecen el máximo rechazo social. Son injustas y antieconómicas y van a deprimir aún más la economía. La UE, incapaz de ofrecer una respuesta concertada para impedir los movimientos especulativos alrededor del euro, actúa sobre los países en peor situación y exige a España que anticipe los efectos del plan de austeridad aplicando gran parte del ajuste hasta 2011. No deja de ser paradójico que causantes de la crisis impongan ahora sus dictados.

El presidente, de acuerdo con las pautas de la Unión Europea, ha cedido a las presiones de los mercados y ha presentado medidas con víctimas conocidas: empleados públicos, pensionistas, personas dependientes y parados. Bajo el sugerente lema de un esfuerzo colectivo, equitativo y justificado, Zapatero se ha rendido a la lógica del liberalismo más rancio y ha cargado contra los de siempre; ni siquiera ha sido capaz de recuperar tributos como el impuesto de patrimonio o el de sociedades que con irresponsable frivolidad enterró en su primer mandato. Por supuesto sigue sin atreverse a poner en marcha una ambiciosa reforma fiscal para que las rentas tributen de forma más justa.

Más información

Hace años que CC OO identificó los riesgos de un modelo de crecimiento que creaba empleo con la misma velocidad que lo ha destruido. Hace un año CC OO emplazó al Ejecutivo para que liderara un gran acuerdo político y social que repartiera con equidad los esfuerzos para salir de la crisis. No convenció al Gobierno. El movimiento sindical ha tenido un comportamiento impecable y ha dado sobradas muestras de responsabilidad. Recientemente ha firmado con la Administración y las organizaciones empresariales sendos acuerdos para moderar el crecimiento de los salarios de los empleados públicos (ahora el Gobierno los reducirá un 5%) y racionalizar la negociación colectiva.

No renunciamos al diálogo social; a concretar las reformas necesarias con el Gobierno y las organizaciones empresariales para reformar el mercado laboral o abordar el futuro de los sistemas de protección social. Pero rechazamos las medidas de ajuste anunciadas por el presidente y advertimos que trabajaremos conjuntamente con UGT para responder, sin descartar ningún escenario de movilización.

Ignacio Fernández Toxo es secretario general de Comisiones Obreras.

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 13 de mayo de 2010.

Lo más visto en...

Top 50