Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:TOMÁS GÓMEZ | Secretario general del Partido Socialista de Madrid

"Es inconcebible, no lo contemplo, que Zapatero imponga el candidato en Madrid"

Convencido de que el PP ha perdido la mayoría absoluta en la Comunidad de Madrid, Tomás Gómez se muestra seguro de que Zapatero no va a interferir en la designación de candidato y de que va a ganar a Esperanza Aguirre

Tomás Gómez está, y se siente, en plena forma. Con 42 años y 186 centímetros de altura bien labrados, casi obsesionado con el ejercicio diario. Esta semana ha reabierto la enésima crisis en el Partido Socialista de Madrid (PSM) al cuestionar el papel del número dos del PSOE, José Blanco, sobre el futuro de su candidatura a la Comunidad de Madrid.

Pregunta. ¿Por qué decidió lanzar un mensaje a su ejecutiva tan crítico con el vicesecretario general del PSOE?

Respuesta. Mi libro de estilo es no hablar de las cuestiones internas fuera del partido. Nunca he filtrado; esa no debe ser la forma de hacer política, nunca lo haré en mi vida. Hay ámbitos de discusión que son estrictamente internos y no deben hacerse públicos. Esta semana ha habido demasiada polémica, que a nadie nos ha gustado. Pero creo que está absolutamente zanjada. Blanco hizo unas declaraciones en las que decía cosas que defendemos desde el Partido Socialista de Madrid, que somos un partido respetable y respetado; y dos, que somos los socialistas madrileños quienes decidiremos, cuando toque.

"Chaves, Pajín y los barones del PSOE me apoyan como candidato"

"Mi sintonía con Zapatero es perfecta, no hay brechas ni las habrá"

"Yo nunca miento. El PP no tiene mayoría absoluta en la Comunidad"

"PSM es un proyecto sólido, cohesionado, autónomo, respetado y respetable"

P. ¿Qué vio en el mitin de Fuenlabrada que compartió con José Blanco que no le gustó?

R. Las cosas no son solamente lo que son sino como puedan parecer. Ya no es lo que vi yo, sino lo que vieron ustedes. Su diario, al día siguiente, y fue el único medio de comunicación que dio esa visión del acto de Fuenlabrada, dijo que Blanco no me había mencionado... Eso es un debate interno. Yo represento a una federación mayor de edad, que hace bien su trabajo, que ha sido capaz de cambiar la tendencia de voto en esta comunidad, con el PP en descenso claro y el PSOE en ascenso. Y ese trabajo debe ser reconocido.

P. Usted llegó a la secretaría general del partido en Madrid por el apoyo de la dirección nacional y del propio José Luis Rodríguez Zapatero...

R. Llegué porque ha habido dos congresos en los que el 90% me apoyó. Hay una sintonía perfecta con Rodríguez Zapatero. Entre él y yo no hay huecos, ni los habrá. Y cualquiera que intente abrir brechas entre los dos está abocado al fracaso.

P. Zapatero puso a Trinidad Jiménez y a Miguel Sebastián al frente de las candidaturas a la alcaldía de Madrid en las dos últimas elecciones, ¿Por qué no puede pasar lo mismo ahora?

R. A mí me ha respaldado el 90% de la militancia de este partido, y tengo que asumir la responsabilidad que me han dado los 35.000 afiliados que tiene esta federación. Y la responsabilidad de la dirección es tomar decisiones en cuanto a proyecto político, estrategia y nombres de personas que tienen que liderar los proyectos. Yo no voy a hacer dejación de responsabilidades, mi responsabilidad es sacar adelante las candidaturas y además ganar las elecciones. Si tú no asumes tu responsabilidad, alguien va a tener que asumirla por ti. Y yo no estoy dispuesto a hacer dejación de funciones.

P. ¿Puede suceder que el secretario general del PSOE ponga otro candidato?

R. Cualquier persona que le conozca sabe el máximo respeto que tiene hacia todos los territorios y federaciones, y a mí me consta el especial respeto que tiene al partido en Madrid.

P. ¿Eso no va a suceder?

R. Es inconcebible, una posibilidad que no contemplo.

P. ¿Zapatero no tiene derecho a opinar?

R. He dicho que es respetuoso, y si en algún momento ha impulsado alguna candidatura es porque no había una propuesta clara en ese territorio.

P. Usted dijo que no aceptaría ser vicepresidente del Gobierno aunque se lo propusiera Zapatero...

R. La política no es una profesión, para mí no lo es. No estoy aquí ni para jubilarme en política ni para tener un sueldo todos los meses. Mi proyecto es la Comunidad de Madrid. No sólo quiero ser candidato, que lo decidirán los socialistas madrileños cuando toque, tengo la convicción de que voy a ser el próximo presidente de la Comunidad.

P. Hay gente que cuenta que Chaves, Pajín y la mayoría de barones autonómicos del PSOE le apoyan para ser candidato...

R. Quien debe responder son ellos, pero probablemente...

P. ¿Es verdad?

R. Sí.

P. Si no es presidente autonómico... ¿seguirá en la oposición?

R. No tengo la mínima duda de que seré presidente autonómico, por los datos que manejo.

P. ¿Qué dan sus encuestas?

R. Nuestras encuestas dan en estos momentos, y se repiten desde hace 10 meses, que el PP no tiene mayoría absoluta en la Comunidad de Madrid. Hace 10 meses que perdió la mayoría absoluta. En nuestros sondeos, sobre 120 diputados, el PP tendría 58, tres por debajo de la mayoría absoluta. Me fío más de mis encuestas, porque llevo 12 años con la persona que me las hace

y siempre ha clavado los resultados.

P. ¿Tiene la misma sintonía con Blanco que con Zapatero...?

R. Yo a Pepe Blanco le considero un ministro excelente que hace una tarea positiva.

P. Y si le considera un ministro excelente ¿por qué dijo que perjudicaba al PSOE de Madrid al abrazarse a presidentes autonómicos del PP?

R. Es que yo no he dicho eso...

P. ¿No dijo que el soterramiento de vías en Fuenlabrada, que apoyaba Aguirre, podría ser contraproducente para el PSOE de Madrid?

R. Mi reflexión sobre ese tema fue sustancialmente diferente y se circunscribe al ámbito interno de debate y de estrategia política de un partido.

P. ¿Por qué pidió lealtad si presume del alto nivel de cohesión en su federación?

R. Los debates internos son de carácter interno. Miren el pasado de esta federación y mírenlo ahora. Ni hay corrientes de opinión ni familias...

P. Y entonces ¿por qué hay que reclamar lealtad?

R. Siempre hay que reclamar lealtad a un proyecto. El 95% de la federación es leal a la dirección, no a mí.

P. ¿En sus encuestas, preguntan por otros candidatos?

R. Que yo sepa no hay nadie más que quiera ser presidente de la Comunidad de Madrid, preguntamos por aquel que ha dicho que tiene intención de serlo.

P. ¿Le pasan las encuestas de la ejecutiva federal donde parece que sí preguntan por otros candidatos?

R. El responsable de esto, que es la secretaria de Organización, me ha asegurado que no había encuestas específicas de Madrid y que cuando las hubiese me daría los datos.

P. En relación con el caso Gürtel, ¿por qué han pedido la imputación de decenas de cargos intermedios y no de Esperanza Aguirre?

R. A partir del sumario hemos pedido la imputación de 45 personas, desde el vicepresidente hasta consejeros, directores generales, subdirectores generales y jefes de gabinete. Ponemos de manifiesto que es transversal a todo el Gobierno. Cada acto de la presidenta era encargado por una empresa recomendada desde Presidencia. A final de mes se sentaba Alberto López Viejo con la empresa y repartía gastos entre consejerías y se armaban los expedientes. ¿Por qué un consejero da orden a su viceconsejero para que haga un expediente falso o fraccione el contrato o pague dos veces la misma cosa? Todos estaban en la trama. Y sólo caben dos posibilidades, que Aguirre esté encubriendo o que no se enterase. Si se admite la imputación de las 45 personas, pediremos la dimisión inmediata de Esperanza Aguirre. Porque o es encubridora y es la señora X de la trama de corrupción; o no se enteraba de lo que pasaba. Si es encubridora debe marcharse y si no se enteraba se debe marchar porque no es capaz de elegir equipos.

P. Y siendo así... ¿cómo es posible que las expectativas electorales de Aguirre sean tan altas?

R. Parte de una premisa falsa, de que va a sacar mayoría absoluta. Yo nunca miento. El PP no tiene mayoría absoluta en la Comunidad de Madrid. En 2007, la dirección que yo represento cogió un partido con 40 gestoras, bajo y deprimido, con mucha debilidad y poco músculo, y con una mayoría absoluta del PP. Tres años después tenemos un PSOE compacto, sólido y cohesionado, apoyando un proyecto político autónomo en Madrid, respetable y respetado y con una perspectiva electoral de cambio de Gobierno. Es para sentirse orgulloso.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 9 de mayo de 2010