Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Dieta bebé para un cuerpo diez

Las estrellas de Hollywood comen 14 potitos al día para huir del bisturí

Detrás del cuerpo de Jennifer Aniston, de la esbeltez de Gwyneth Paltrow, de la figura de Courtney Cox o de los músculos de Madonna, hay una gran mujer. Y en todos estos casos es la misma: Tracy Anderson, la entrenadora de las estrellas. Shakira también ha pasado por sus manos y Donna Karan, Kristin Davis, Kate Hudson o Reese Witherspoon. Incluso Lady Gaga. No hay bisturí que valga. La entrenadora de las estrellas las hace sudar. O pasar hambre. O las dos cosas. Pero los resultados saltan a la vista. Su última obra maestra está al alcance de todos: la dieta bebé. Catorce potitos al día y una buena cena saludable de adulto. Eso es todo, dice Anderson.

Jennifer Aniston asegura haber perdido unos tres kilos en una semana para el rodaje de Just go with it en Hawai. Se trata, según Anderson, de un proceso de limpieza en el que "puedes seguir comiendo". En opinión de esta experta, las dietas líquidas limpian y ayudan a perder peso pero esos kilos extra se recuperan con la misma facilidad. De ahí que su nuevo método esté dirigido a eliminar las toxinas, acabar con las malas costumbres y mantener el sistema digestivo en marcha. Porque una buena digestión es una buena forma de empezar a perder peso, explica. No vale cualquier potito. Aunque es posible comer pudin de chocolate y batidos, los purés están preparados con copos de avena, mucha fruta como peras con canela y mucha verdura. Y de cena, carne magra y más verduras. Por supuesto, el pan, el queso y el pollo frito que tanto le gusta a Gwyneth Paltrow están fuera de menú.

"Básicamente te tienes que someter a lo que te diga", afirma Paltrow. "Debes tomarte lo que te da. O lo que te haga hacer. Sus ejercicios y todo ese rollo. Intenso", añade la actriz, contenta ante unos resultados que dejaron su cuerpo a la misma altura que el de Scarlett Johansson. Otras estrellas como Keira Knightley o Cameron Díaz han preferido seguir la llamada dieta de la tartera (tanto el desayuno como la cena permanece normal y el resto del día comen del contenido de una fiambrera con un 60% de verduras, 30% de proteínas y un 10% grasa) mientras que la modelo Heidi Klum o la cantante Fergie prefieren el régimen del vinagre de manzana, consistente en beber un trago de vinagre de manzana antes de las comidas para quitar el apetito. A veces con olerlo les basta.

Anderson se ha convertido en estrella, una carrera fulgurante para una joven salida de la América profunda que a los 18 años llegó a Nueva York con el sueño de ser bailarina, una meta truncada por su gordura. Lo que consiguió a cambio fue un conocimiento ejemplar de su cuerpo que ha llevado a otras mujeres a través de su cadena de gimnasios, sus tres DVD sobre el tema y los diferentes "aparatos de tortura", como los define Paltrow, como el reformador de cuerpos híbrido, una fusión de aerobic y danza que de nuevo apunta a una meta común: conseguir un cuerpo 10.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 9 de mayo de 2010