Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las tierras del Ebro celebran la regulación de los 'correbous'

La prohibición de las corridas de toros que se debate en el Parlament no comportará la desaparición de los correbous, los festejos con astados que se celebran en las comarcas del Ebro. Al contrario: la Cámara catalana aceptó en febrero -con los votos a favor de CiU, PSC, ERC y PP- una proposición de Ley de CiU que planteaba regular las condiciones para garantizar la seguridad del animal y de las personas en este tipo de festejos.

Ayer la comisión de cultura del Parlament comenzó a perfilar la norma, con la comparecencia de alcaldes, veterinarios y ganaderos de las comarcas del Ebro. Todos celebraron la medida, ya que consideran que dignificará y modernizará esta tradición. La diferencia entre las corridas y los correbous, esgrimieron ponentes y diputados, reside en que el animal sufre menos y no muere al final del acto. "Hay diferencia si el animal muere. Yo creo que el animal no sufre, porque la gente del territorio sabe hacer bien las cosas", aseguró Jordi Vendrell, veterinario del colegio oficial de Tarragona.

La nueva ley pretende delimitar los festejos -respetándolos allí donde son tradicionales- y poner normas a su participación, como la duración y la edad de los participantes. Los ganaderos exigieron que la norma abriera la posibilidad de celebrar correbous en municipios que actualmente no practican esta tradición.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 7 de mayo de 2010