Un complejo único en Europa

- El arquitecto Mariano Bayón detalla las claves del Auditorio de Vitoria - Ha dedicado nueve meses a proyectar cinco edificios conectados entre sí

Tras nueve meses de trabajo, el arquitecto Mariano Bayón presentó ayer su proyecto definitivo para el futuro Auditorio de Vitoria, un complejo de cinco edificios que se dedicará a congresos, exposiciones y actuaciones y que se comenzará a construir a finales de año. Con un presupuesto cercano a los 180 millones de euros, supondrá "un cambio de mentalidad para la ciudad, una infraestructura que, sin haber puesto, la primera piedra, ya ha llamado la atención en otras ciudades", adelantó el alcalde vitoriano, Patxi Lazcoz.

A la espera de una denominación definitiva para este Centro Internacional, Bayón explicó a EL PAÍS las principales claves de su proyecto, que se levantará en la plaza de Euskaltzaindia, frente a la sede del Gobierno vasco en la capital alavesa.

- Singularidad. "Serán cuatro edificios [auditorio, sala de cámara, palacio de congresos y palacio de exposiciones], sobre un quinto, que ejerce de basamento. Suponen más de 9.000 metros cuadrados de espacios intersticiales entre esos cuatro bloques, en dos plantas, con posibilidades muy potentes para ejercer también de contenedores de eventos. Le hemos dedicado tanto tiempo o más que a los cuatro edificios en superficie". "No hay en Europa una infraestructura que aúne tal conjunción de edificios y usos".

- "Belleza y funcionalidad". Bayón insiste en el lema de su propuesta: "La belleza es el brillo de la verdad". "Supone superar la tendencia posmoderna que se ha impuesto, por lo menos, en los últimos 30 años, marcada por la arquitectura-ficción, dominada por el autor y no por las necesidades del proyecto". Destaca, por ejemplo, el encaje de todos los elementos del auditorio, del acceso de minusválidos a la excelencia acústica. "No hay nada que sobre ni que falte. Las orquestas tendrán un nuevo instrumento: la sala de conciertos".

- Mantenimiento. "Fuimos el único proyecto que presentó los distintos espacios en edificios independientes para que el uso del complejo esté sectorializado desde todos los puntos de vista. Todas las fachadas están retroventiladas, con el fin de generar corrientes de aire que mantengan la temperatura estable. Además, los cuatro edificios mantienen una barrera térmica, un acondicionamiento pasivo, por su forma y disposición en la parcela. El ahorro llega hasta el mantenimiento de las fachadas, ya que hemos empleado un vidrio serigrafiado que no necesita de limpieza".

- Nuevo foro urbano. "El proyecto plantea que el complejo se convierta en un nuevo foro urbano: todos los edificios cuentan con grandes voladizos de 12 metros que servirán de refugio", dice el arquitecto. "Además, los cuatro edificios mantienen una barrera térmica, un acondicionamiento pasivo, por su forma y disposición en la parcela en los días inclementes, tan frecuentes en el invierno en Vitoria". Y concluye: "El complejo también incorporará bares y restaurantes, que quieren servir de acicate al comercio y la hostelería de la zona".

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 06 de mayo de 2010.

En EL PAÍS, decenas de periodistas trabajan para llevarte la información más rigurosa y cumplir con su misión de servicio público. Si quieres apoyar nuestro periodismo y disfrutar de acceso ilimitado, puedes hacerlo aquí por 1€ el primer mes y 10€ a partir del mes siguiente, sin compromiso de permanencia.

Suscríbete