Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Hospital de Basurto abre su nuevo pabellón para los servicios de Oncología y Hematología

El Hospital de Basurto, en Bilbao, vuelve a contar desde ayer con el pabellón Aztarain que aglutina los servicios de Oncología Médica, Hematología y una Unidad del Dolor, antes desperdigados por el centro. La nueva área, que ha costado 8,3 millones de euros, entre las obras y el equipamiento, fue inaugurada por el lehendakari, Patxi López; el consejero de Sanidad, Rafael Bengoa; el alcalde de Bilbao, Iñaki Azkuna, y el gerente de Basurto, Julen Ballestero.

Las instalaciones albergan un hospital de día con 44 sillones, ocho camas y una zona de preparación de medicamentos, 12 consultas externas y otras 40 camas divididas en dos unidades de hospitalización, con 16 habitaciones dobles y ocho individuales. Bengoa apuntó que la mitad de los hombres y un tercio de las mujeres desarrollarán un cáncer a lo largo de su vida, y que, por tanto, este tipo de instalaciones se convierten en imprescindibles.

Además, abogó por reforzar la detección precoz de estas enfermedades y recordó que este año se realizarán en Euskadi 90.000 pruebas del cáncer de colón y a lo largo de la legislatura un total de 450.000.

Osakidetza prevé que el pabellón, derruido en 2007 y reconstruido por completo, atienda a 1.350 pacientes al año, despache 19.000 consultas anuales y 18.000 procedimientos en el hospital de día. La concentración de varios servicios en un mismo pabellón "mejorará la coordinación entre especialistas", lo que beneficiará el tratamiento del paciente, destacó López.

El lehendakari destacó que su Gobierno dedica más de un tercio de sus recursos a la sanidad, una apuesta que mantendrá a pesar de la crisis, y defendió su reforma del sistema de salud, basada en la integración de la atención primaria y hospitalaria, la apuesta por la atención preventiva y el impulso de los servicios en casa. "No basta con tratar al paciente, darle de alta y olvidarse de él hasta que vuelva a ponerse enfermo y necesite nuestros servicios, porque un día la ola nos desbordará", concluyó López.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 29 de abril de 2010