Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PP pide perdón por repartir un díptico racista en Badalona

El partido no sanciona a dirigentes que entregaron el folleto

El Partido Popular (PP) intentó ayer cerrar por la vía rápida el conflicto suscitado después de que Alicia Sánchez-Camacho, la presidenta del PP en Cataluña, repartiera el sábado en Badalona, junto al concejal Xavier García Albiol, unos dípticos con un contenido xenófobo hacia los ciudadanos rumanos de etnia gitana. El panfleto vinculaba sin tapujos inseguridad e inmigración e incluía, entre otras, la foto de una pancarta con esta frase: "No queremos rumanos". Desautorizada el domingo por la vicesecretaria del PP Ana Mato, Sánchez-Camacho pidió disculpas media docena de veces por si alguien se ofendió con la foto.

La polémica está lejos de apagarse porque la imagen ha indignado a numerosos colectivos, que amenazaron con llevar el caso a los tribunales. Iniciativa per Catalunya (ICV-EUiA) acudirá a la Fiscalía y denunciará al PP por incitar al odio racial. El Gobierno de José Montilla estudia recurrir a la Justicia y ayer el cónsul rumano en Barcelona se reunió con el secretario de Inmigración de la Generalitat, Oriol Amorós. SOS Racismo y la asociación gitana Unión Romaní cargaron contra el panfleto.

Enfrascada en la campaña preelectoral en el área metropolitana, donde quiere plantar batalla a los socialistas, Sánchez-Camacho se negó a abrir un expediente sancionador al edil de Badalona, uno de los valores del partido, y mucho menos pedirle que dimita. La presidenta de los populares catalanes participó en el reparto de los dípticos.

Conocido por sus incendiarias declaraciones, Xavier García Albiol elogió ayer a la mayoría de rumanos que viven en Badalona pero insistió en asociar delincuencia y rumanos gitanos. "En eso no le doy mi apoyo. La delincuencia no tiene nacionalidades", se desmarcó la líder catalana del PP. El vicesecretario de Comunicación del PP, Esteban González Pons, tildó las palabras del edil de "extremadamente desafortunadas". No fue tan contundente Sánchez-Camacho, que eludió calificar de error el díptico -dijo que ya se están editando otros diferentes- aunque subrayó que con las disculpas ya había dejado clara su postura.

¿Qué impresión tuvo al tener el díptico en las manos?, le preguntaron periodistas. "Fue rápido. La foto no es lo importante porque ya se había publicado con anterioridad [en un diario]", dijo como si el díptico reflejara la realidad sin prejuicios ideológicos. El vicepresidente del PP en Canarias, José Manuel Soria, no lo vio así y pidió la dimisión del edil. "Él no ha visto el díptico. La foto no responde al lema del partido", se defendió Sánchez-Camacho.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 27 de abril de 2010