Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
La política local y la inmigración

El PP juega con la xenofobia

Sánchez-Camacho se desmarca de un díptico racista dos días después de repartirlo en Badalona - El partido mantiene el apoyo al edil García Albiol

El Partido Popular (PP) recibió ayer una ola de críticas de partidos y colectivos sociales que le acusaron de jugar con la xenofobia. Alicia Sánchez-Camacho, presidenta del partido en Cataluña, repartió el sábado en Badalona, junto con el concejal Xavier García Albiol, un díptico con un contenido claramente xenófobo hacia los ciudadanos rumanos de etnia gitana. El panfleto vinculaba sin tapujos inseguridad e inmigración, y entre otras incluía la foto de una pancarta con esta frase: "No queremos rumanos". Desautorizada ya el domingo por la vicesecretaria del PP Ana Mato, Sánchez-Camacho pidió ayer perdón media docena de veces por si alguien se había ofendido.

La cúpula del partido en Génova asumió como propias las disculpas de Sánchez-Camacho y dio por cerrado el asunto. "El díptico contenía una propuesta de más seguridad en unos barrios concretos de Badalona y las fotografías eran de una manifestación. En ningún caso hemos querido ofender a nadie", dijo a la defensiva la senadora, que avanzó que no tomará medidas disciplinarias contra el concejal. El panfleto contenía una fotografía con tres ciudadanos rumanos con esta frase impresa: "¿Es seguro tu barrio?". "Esa foto", dijo Sánchez-Camacho, "no responde al lema del PP".

Enfrascada en la campaña preelectoral en el área metropolitana, donde quiere presentar batalla a los socialistas (les separan 20.0000 votos), Sánchez-Camacho se negó a abrir un expediente sancionador al edil de Badalona, uno de los valores del partido, y mucho menos pedirle que dimita. Casi es lógico que no vaya más allá porque ella misma repartió los dípticos. "Él hace su trabajo y algunos lo hacen con fines partidistas", afirmó cuando se le requirió si pensaba pedir su destitución. Conocido por sus incendiarias declaraciones, el edil del PP elogió ayer a la mayoría de los rumanos que viven en Badalona, pero insistió, en declaraciones a Catalunya Ràdio, en asociar delincuencia con los rumanos gitanos. "En eso no le doy mi apoyo. La delincuencia no tiene nacionalidades", se desmarcó la líder del PP. Tras la reunión de maitines, el vicesecretario de comunicación del PP, Esteban González Pons, tachó las palabras del edil de "extremadamente desafortunadas".

No fue tan contundente Sánchez-Camacho, que eludió calificar de error el díptico (dijo que ya se estaban editando otros nuevos), aunque subrayó que con las disculpas ya había aclarado su postura. ¿Qué impresión le causó el panfleto al tenerlo en sus manos?, se le preguntó. "Fue rápido. La foto no es lo importante porque ya se había publicado" , dijo como si el díptico fuera únicamente un simple reflejo de la realidad y no propaganda xenófoba. El vicepresidente del PP en Canarias, José Manuel Soria, no lo vio así y pidió la dimisión del edil. "Él no ha visto el díptico. La foto no responde al lema del partido", se defendió Sánchez-Camacho, que mantiene su programa electoral, el cual incluye una explosiva mezcla: crisis, inmigración e inseguridad.Pese a que Sánchez-Camacho pidió disculpas, la polémica está lejos de apagarse porque la mayoría de los partidos y colectivos sociales, como SOS Racismo y la asociación gitana Unión Romaní, cargaron contra el PP. Varias entidades estudian presentar demandas contra los populares. ICV fue más allá y mañana denunciará al PP ante la fiscalía por incitar al odio racial. En un comunicado, ICV recordó que "el Código Penal prevé la inhabilitación de los cargos públicos que incitan a la xenofobia". "Es poco digno que una senadora nombrada por el Parlament acompañe a García Albiol a una campaña xenófoba y racista, y reparta material que incita al odio", dijo el diputado Joan Herrera.

García Albiol reiteró ayer su idea de que el colectivo rumano gitano se ha instalado en Badalona para delinquir y tachó de "chiste" la amenaza de ICV. El edil del PP está habituado a agitar el binomio inseguridad-inmigración. Badalona tiene 220.000 habitantes, de los que el 14% son extranjeros. El 3,2% de ellos son rumanos, y los rumanos gitanos, el 0,5%. Los datos desmienten la tesis del edil. La Guardia Urbana ha practicado este año 416 detenciones: 212 eran españoles y 204 extranjeros.

Carme Capdevila, consejera de Acción Social, anunció que estudiará el folleto racista para determinar si hay base para presentar una denuncia. "Es de una grave irresponsabilidad política", dijo. El Gobierno catalán tratará del asunto en su reunión de hoy después de que cónsul rumano, Radu Ionescu, se entrevistara ayer con el secretario general de Inmigración, Oriol Amorós.

El PSC pidió a García Albiol que reflexione sobre su futuro. "Esperamos que pida disculpas o que dimita. No seremos menos que el vicepresidente de Canarias", dijo el socialista Miquel Iceta. El democristiano Josep Antoni Duran Lleida, número dos de CiU, recriminó la actitud del PP: "Hay que combatir la delincuencia independientemente de la procedencia del autor del delito. No conviene mezclarlo". El responsable del PP en materia económica, Cristóbal Montoro, eludió en Vic entrar en el debate diciendo: "Camacho ha pedido ya disculpas públicas y no tengo nada que añadir", informa Eva Clota.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 27 de abril de 2010