Otra disputa con el Ejecutivo por el Plan del Litoral

Sanxenxo ha aprobado en pleno un informe elaborado por la Gerencia de Urbanismo que arremete, sin tapujos, contra el documento inicial del Plan de Ordenación do Litoral (POL). La alcaldesa, Catalina González, del PP, abre así un frente contra la Consellería de Medio Ambiente gestionado por su propio partido, que la quiere apartar de la candidatura en las municipales.

El POL no parece redactado con la intención de satisfacer a Catalina González. El 42% de la superficie afectada en la provincia de Pontevedra por el POL está en Sanxenxo. Y la alcaldesa lo rechaza. Sostiene que el plan debe ajustarse al Plan General de Ordenación Municipal. La paradoja está en que la máxima responsable de Urbanismo de la Xunta es Encarnación Rivas, a la que fulminó González nada más tomar posesión de su cargo. Entonces, Rivas era la gerente municipal de Urbanismo y mano derecha de Telmo Martín.

"Sin criterio"

El informe cuestiona incluso la legalidad del POL cuando se refiere a las protecciones de bosque "sin criterio conocido", una decisión "arbitraria y no ajustada a la legalidad". Destaca además el "desconocimiento" de los redactores del plan sobre Sanxenxo. La ausencia de "coherencia, solvencia técnica y seguridad jurídica" ante la grafía que delimita el suelo a proteger es otra de las críticas, ante un trazo "difuso, incoherente y arbitrario". Y recuerda que los responsables de la consellería que dirige Agustín Hernández -amigo personal de Martín- manifestaron "en diversas ocasiones" su intención de excluir los suelos clasificados como urbanos consolidados, núcleo rural o los que tuviesen planeamientos de gestión urbanística aprobados.

No obstante, en el caso de Sanxenxo "la práctica totalidad de los suelos urbanizables resultan inexplicablemente afectados". Considera un "sinsentido" que una decena de ellos sean objeto de protección, cuando en algunos se ejecutaron ya edificaciones. Advierten que el POL dejaría hoy a muchas viviendas en situación similar a fuera de ordenación, algo "inaceptable". Continúa señalando que resulta "manifiestamente inadecuado" que pretenda extender sus determinaciones fuera de la franja litoral de 500 metros, en "una manifiesta extralimitación". Pese a la gran afectación del plan en Sanxenxo, el documento no toca el campo de golf y las viviendas asociadas de Monte Faro, que promovió inicialmente Sedesa, una empresa de la familia Cotino que negoció su proyecto con Martín.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0025, 25 de abril de 2010.