En calma

El torbellino que asola Marsans contrasta con la calma chicha que reinaba en sus agencias. Por la mañana, apenas había clientes en las oficinas del centro de Madrid. En la oficina de la calle de Princesa, un agente aseguraba que la actividad de la mañana había sido "totalmente normal" y "sólo unos pocos clientes" habían llamado para pedir información.

La CEOE también apostó por no agitar las aguas. Las reuniones de la junta directiva y el comité ejecutivo celebradas ayer sirvieron para hablar de la reforma laboral, de la situación de las finanzas públicas, de las últimas medidas del Gobierno... Ni una palabra sobre la debilidad institucional en que Díaz Ferrán coloca a la CEOE.

Más información
Las aerolíneas permiten a Marsans distribuir pero no vender sus billetes

EL PAÍS de la mañana

Despiértate con el análisis del día por Berna González Harbour
RECÍBELO

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS