Los bancos centrales amarran sus reservas de oro

La revalorización del metal frena 20 años de elevados volúmenes de ventas

La escalada del precio del oro del año pasado, la mayor en décadas por la depreciación del dólar y el efecto refugio de este metal en época de crisis, ha dado un giro a la estrategia que los bancos centrales han seguido desde hace 20 años. De una política de ventas alta, a una posición neutral. El Consejo Mundial del Oro, organización formada por las primeras mineras del mundo, ha hecho público que las reservas de los bancos nacionales registraron el año pasado su primer aumento desde 1988, de 425,4 toneladas, hasta alcanzar las 30.116.

Philip Klapwijk, director de la consultora especializada en metales preciosos GFMS, descarta una subida efectiva de las reservas, pero apunta a una nueva actitud de los bancos centrales. "Ha habido un cambio de tendencia importante, hacia una posición neutral, tras 20 años de ventas altas", explica. "Han desaparecido muchos de los préstamos de oro que los bancos centrales hacían a la banca comercial, y ese volumen ha vuelto a aparecer en sus balances, pero en el saldo final no ha habido compras netas, sino ventas, eso sí, más pequeñas", puntualiza.

La incertidumbre y la caída del dólar empujaron los precios en 2009

Las compras de India, China, y Rusia se combinaron con el freno a las ventas de los bancos europeos para hacer posible este cambio de signo, según el informe anual del Consejo. La mayor operación la protagonizó el banco indio, con la compra de 200 toneladas al Fondo Monetario Internacional el pasado otoño.

La onza de oro (algo más de 31 gramos) valía 882 dólares al acabar 2008, mientras que el año pasado acabó en los 1.096, un 24% más. Y llegó a superar la barrera de 1.200 dólares en diciembre.

Los bancos centrales europeos coordinan su política de venta de oro. En agosto, al calor de la subida del precio, decidieron limitar el máximo de las ventas a 400 toneladas anuales hasta 2014. El pacto vigente hasta entonces, que expiraba en septiembre, permitía una venta conjunta hasta 500 toneladas.

El Banco de España mantiene 9,1 millones de onzas de oro (unas 282 toneladas) desde 2007. Entre 2005 y 2006, vendió casi la mitad de sus reservas por 3.500 millones de euros, con un beneficio de 2.500 millones. Justo después, el metal se revalorizó en plena volatilidad de la Bolsa.

Más países han perdido esas plusvalías. Juan Ignacio Crespo, director de ThompsonReuters, explica que los bancos "llevan alrededor de una década de venta coordinada, pero desde 2002, en la que el oro no ha dejado de subir y los bancos de perder esas ganancias". El oro no ha vuelto a tocar la cima de diciembre desde que comenzó 2010 y ha llegado a bajar algunos días de la barrera de los 1.000 dólares. ¿Fin de la burbuja? "Veo algo exagerado hablar de la burbuja, pero no creo que el precio pueda subir o mantenerse incluso, porque el dólar está muy fuerte", apunta Crespo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 12 de abril de 2010.

Archivado En:

Te puede interesar

Escaparate

Lo más visto en...

Top 50