Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

"Si los colegios mayores no están bien, los cerramos"

Berzosa prima las obras en facultades ante los recortes de presupuesto

"Si los colegios mayores no están bien, si hay algún peligro, los cerramos". El rector de la Universidad Complutense, Carlos Berzosa, reitera que no tiene dinero para "reformas profundas" en sus residencias de estudiantes, solicitadas con insistencia por los colegiales y la Consejería de Educación.

Argumenta que la Comunidad de Madrid lo ha dejado sin recursos para invertir en ello: su universidad denuncia que en 2010 el Gobierno de Aguirre debía aportarle 42 millones de euros, según lo acordado, y ha dejado la subvención en seis millones. Sólo podrá hacer obras prioritarias en las facultades de Educación y Físicas, según un portavoz de la universidad.

Berzosa habló anteayer a este diario sobre el oscuro presente de los colegios tras su comparecencia en la Comisión de Educación de la Asamblea de Madrid, en la que el portavoz del PP en este área, Juan Soler, trató de apretarle las tuercas con el polémico deterioro de las residencias de la Complutense, enfrente de colegiales que asistieron al debate.

El rector asume sus estrecheces. Partiendo de la base de la asfixia económica que describe la Complutense, y de la necesidad primaria de adecuar los espacios de enseñanza e investigación, Berzosa no tapa las penurias secundarias de su universidad, como los achaques de los colegios, y subraya su carácter accesorio: "No estamos obligados a tener colegios mayores", dijo el rector, visiblemente harto de que esta china en su zapato cope las discusiones y mediatice el debate sobre los problemas estructurales de la universidad.

Expresó que la única acción posible de momento sería clausurar los edificios en mal estado si presentasen peligros, como ya ha hecho con dos comedores y un pabellón de colegios mayores. Y desplegó alternativas: "Hay otros 34 colegios adscritos a la Complutense", esto es, que albergan alumnos de la Complutense y gestionan y conservan sus propios edificios.

La última obra reciente de calado que hizo la Complutense en colegios fue la reforma del Teresa de Jesús, que costó, según la universidad, cuatro millones de euros.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 9 de abril de 2010