Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los grupos pactan que los 'manteros' no vayan a la cárcel

PP y CiU amenazan con votar en contra de la reforma del Código Penal

Los grupos parlamentarios acordaron ayer que los llamados manteros, que venden discos y películas piratas en la calle, no vayan a la cárcel. Una enmienda del PSOE a la reforma del Código Penal proponía despenalizar en la práctica esta actividad descartando la pena de prisión cuando el valor de lo defraudado no supere los 400 euros. La ponencia sobre la reforma acordó, con resistencias del PP, avalar -y corregir- esta enmienda, defendida por el socialista Julio Villarrubia. En lugar de que los 400 euros se refieran al "valor de los derechos defraudados", el criterio que se seguirá es el del "beneficio obtenido".

Es una gran diferencia, porque los jueces están fijando en estos casos el valor de los derechos defraudados en cantidades que oscilan entre los 1.500 y los 2.500 euros, mientras que el lucro que obtienen los manteros rara vez supera los 200.

De la ponencia sale el texto con asuntos de calado pendientes, que hacen que el PP y CiU mantengan aún su amenaza de voto negativo al conjunto. El PP, porque defiende en solitario la cadena perpetua que el PSOE no quiere ni discutir, y CiU, porque quiere agravar el tratamiento de la multirreincidencia de hurtos. Los socialistas sólo aceptan bajar de cuatro a tres las faltas que con reincidencia se convierten en delito y extender el concepto de grupo delictivo, pero rechazan recuperar la pena de arresto para esas faltas.

Además, la ponencia acordó elevar de 10 a 60 días el plazo de tiempo en el que un particular que haya pagado un cohecho pueda quedar exento de responsabilidad si lo denuncia. El texto endurece también el tratamiento penal de las actividades de funcionarios y autoridades, de tal forma que se castigará con prisión su influencia respecto a otros cargos públicos. Esta última propuesta era de Joan Ridao (ERC).

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 9 de abril de 2010