Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
El sumario Gürtel acorrala al PP

Ricardo Costa a El Bigotes: "Si me dices que pierdes dinero, me juego las pelotas por ti"

Pérez utilizaba su influencia con Camps para cobrar deudas de actos del PP

Conversaciones grabadas por la policía muestran la total complicidad entre la trama Gürtel de Valencia, encabezada por Álvaro Pérez, El Bigotes, y la cúpula del PP de esta comunidad. Son grabaciones reveladoras de que ni el actual vicepresidente de la Generalitat, Vicente Rambla, ni el destituido secretario general del PP en Valencia, Ricardo Costa, eran ajenos a los chanchullos que gravitan sobre las cuentas de los populares valencianos.

El "amiguito del alma" del presidente Francisco Camps hacía y deshacía a su antojo. A juzgar por sus diálogos, El Bigotes se comportaba como el jefecillo del partido en la sombra. Entre los altos cargos infundía temor por si daba quejas de alguno de ellos a Camps. Su empresa, Orange Market, la sociedad cabecera del PP de Valencia, tenía una contabilidad A (la llamaban Alicante) y otra B (Barcelona) mediante la que ocultaba dinero que le llegaba de grandes empresas valencianas, muy favorecidas en contratas por el Gobierno de Camps, y con el que se financiaban actos privados del PP. Para camuflar pagos en dinero negro se hacían facturas a la carta, falsas. En el modo de elaborarlas intervenía, además de Costa, la tesorera del PP de Valencia, Yolanda García.

El 4 de febrero del año pasado, El Bigotes telefoneó a Costa, tras mantener otras conversaciones con la tesorera sobre cómo debía prepararse la factura para hacer un pago a Orange Market.

Álvaro Pérez. Oye, Costa, necesito el talón antes de las tres, tío.

Costa. Pero, oye, Álvaro, lo que necesito yo es compensar el talón con la primera factura que no está anulada y hacer una nueva.

A. P. Pero tío, eso se puede hacer mañana (...) Necesito ingresar, la empresa no tiene un puto duro.

Costa. Me tienes que emitir una nueva factura y no la que le diste a Yolanda el otro día (...) ¿Qué pasaría si lo metes mañana?, porque si me dices chico, es que pierdo no sé cuanto dinero, me juego las pelotas por ti.

El 31 de enero de 2009, antes de esta conversación, Costa comenta con el El Bigotes que un periodista le ha fotografiado en el concesionario mientras él veía un coche de lujo, un Infiniti, que finalmente adquirió. Costa, que ha asegurado que ese coche lo pagó de su bolsillo, aprovecha para decirle a El Bigotes que tiene para él una "buena noticia". Le anticipa que le están preparando el talón antes citado "para la próxima semana". Se refieren a unos 100.000 euros.

A. P. Vale, tío, vale, vale

Costa. Sí, porque llamó Campos [Víctor, ex vicepresidente de Valencia], y que puede ser que eso lo tenga, y yo le dije que todo para ti (...) Ya te contaré macho, porque ahora Esteban [González Pons] me salta a mí para hacer sus cosas parlamentarias y se va a hablar con él.

A. P. ¡Qué cabrón! Te voy a enseñar un documento que me dieron ayer, que si te parece bien, se lo voy a mandar al presidente.

Costa. Vale, el lunes te llamo.

El 2 de febrero de 2009, en una conversación entre Pablo Crespo, número dos de la trama corrupta, y El Bigotes sale a relucir la conversación con Costa sobre el Infinti.

Pablo Crespo. ¿Hablasteis de lo del coche?

A. P. Sí, eso es un periodista que le siguió, tío.

P. C. Pues fíjate tú, macho, qué peligro. Tienes que tener tu cuidado, eh, a ver si te andan detrás también.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 8 de abril de 2010